Mitos sobre una peligrosa decisión | 07 MAY 13

Los riesgos de no vacunar

Temores sin fundamentos y riesgos reales.
BBC
Gabriela Torres BBC Mundo Salud
 
Cuando se trata de vacunar, lo que en América Latina puede ser considerado como un trámite más en la prevención de enfermedades de niños, en Estados Unidos y Europa es una decisión que puede llevar a los padres a descartar la inmunización.
 
Desde que se inventaron las vacunas existe temor sobre los posibles efectos secundarios que estas pueden tener en los niños. Un miedo que fue exacerbado hace 15 años con un estudio publicado -y ahora retirado- en la renombrada revista científica The Lancet relacionaba el autismo con la vacuna triple (sarampión, rubeola y paperas).
 
A pesar de que tanto la investigación como su autor fueron desacreditados por la comunidad científica, el legado del doctor Andrew Wakefield sigue vigente. Y en el oeste de Reino Unido lo están sufriendo en carne propia. Gales está viviendo una epidemia de sarampión en niños de 10 a 15 años que -según expertos- cuenta con más de 1.000 infectados y, de no actuar enérgicamente, podría llegar a afectar a un millón de personas.
 
Esta cifra puede parecer insignificante si la comparamos con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que indican que en el mundo unas 160.000 personas mueren al año de sarampión.
 
La diferencia es que en el caso británico los niños no fueron vacunados por una decisión libre. Mientras que en gran parte del mundo en desarrollo el problema radica en la falta de acceso a la vacuna.
 
Dos mundos
 
"Como presidente de GAVI Alliance, una ONG estadounidense que ha comprado vacunas para más de un tercio de los 1.000 millones niños más pobres del mundo, me siento cabalgando entre dos mundos", escribe para la BBC el doctor Seth Berkley.
 
En muchos países en desarrollo no hay acceso a la vacuna.
 
"Por un lado veo la devastación que causan enfermedades prevenibles con vacunas, y veo a padres en países en desarrollo que han sido testigos de esto y están dispuestos a caminar largas distancias y a hacer largas colas para poder vacunar a sus hijos; y al mismo tiempo conozco a padres en EE.UU. y en Europa que tienen una preocupación genuina sobre la seguridad de vacunar a los niños".
 
La decisión racional de no vacunar a los pequeños puede estar argumentada en el temor de inyectar un patógeno de la enfermedad a alguien que no está enfermo.
 
"Para mí, las vacunas son sencillamente maravillosas; la forma en que una pequeña infección puede prevenir tanto sufrimiento y muertes las hace, desde mi punto de vista, lo más cercano a un milagro científico", agrega Berkley.
 
No obstante, hay profesionales de la salud que discrepan con Berkley. La Liga para la Libertad de Vacunación, en España, es una asociación que cuenta con especialistas que expresan su "preocupación por la rigidez e indiscriminación de los programas de vacunación".
 
En su sitio en internet, este grupo explica su postura y -entre otra
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023