¿Cómo evaluar en la consulta? | 27 ENE 14

¿Mi paciente escucha bien?

Una guía rápida para evaluar y detectar la pérdida auditiva en atención primaria.

¿Qué se debe evaluar?

Dificultades auditivas:

-Comienzo de los síntomas: ¿agudo, crónico, fluctuante o recurrente?

-¿Es unilateral o bilateral?

-¿Cuál es el  impacto en la comunicación diaria?: (por ejemplo: conversación de pares o en grupos)

¿Existen síntomas asociados de oídos, nariz y  garganta?

- Vértigo: es una sensación de mareo o movimiento  del entorno asociada o no a nauseas.

- Otorrea: ¿es purulenta o clara?

- Tinnitus

- Otalgia: otitis media o externa (¿se asocia a picazón o supuración?)

- Cabeza y cuello: ¿dolor localizado, dificultad al tragar, bultos?

- Obstrucción nasal

- Epistaxis

Factores de riesgo para enfermedad otológica:

- Infección: (de niño o en la adultez), trauma o cirugía previa.

- Historia de exposición a ruidos (incluyendo ocupacional)

- Uso de drogas ototóxicas: daño permanente por aminoglucósidos (como gentamicina) o quimioterapia (especialmente cisplatino), daño reversible por salicilatos (más común en pacientes añosos), toxicidad por quinina y dosis muy elevadas de diuréticos.

- Antecedentes personales: diabetes (duplica el riesgo), vasculitis, enfermedad autoinmune, ACV.

-Antecedentes familiares: otoesclerosis.
(ver cuadro 1)

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Examine al paciente:

Busque cambios en la oreja, presencia de secreciones, cera, o anormalidades en la membrana timpánica.

Si hay supuración o cera y no puede observar la membrana completa, retírelos.

Si hay cera impactada, recomiende al paciente utilizar gotas de aceite de oliva durante una semana y luego realice irrigación del canal auricular (no realice este procedimiento si la membrana timpánica esta perforada o si existen antecedentes de cirugía del mastoides). Reevalúe luego del procedimiento.

Esté atento a la presencia de membrana timpánica retraída que a menudo resulta de infecciones repetidas y puede conducir a la erosión huesecillos, perforación y formación de colesteatoma. Si la membrana retraída se asocia a disminución de la audición u otorrea persistente, derive al paciente a un especialista.

Evalúe la audición del paciente mediante la prueba del susurro para ayudar a medir el nivel de pérdida de la audición y utilice el diapasón (cuadro 2).

Estas pruebas no son 100% confiables pero son útiles para guiar diagnóstico.

Evalúe los pares craneales para descartar una causa central. Una lesión en el par craneal VIII, puede afectar también a los pares V y VII, afectando la  sensibilidad y motilidad facial y generando alteraciones en el gusto.

Palpe cabeza y cuello en busca de bultos y nódulos.

Cuadro 1: Pautas de alarma

Perdida de la audición de comienzo repentino o progresión rápida.

-Un comienzo brusco (dentro de 72hs) de disminución de la audición en uno o en ambos oídos es una condición médica de emergencia y requiere la derivación inmediata para descartar un neurinoma del acústico.

Pérdida asimétrica de la audición (con o sin tinnitus)

-Excluir neurinoma acústico

Antecedentes de dolor o sangrado en el oído

Antecedente de trauma craneano: descartar fractura del temporal o alteración en los huesecillos.
El dolor en el oído se asocia a tumores malignos de cabeza y cuello.

Antecedente de Enfermedad de Paget

Un tratamiento temprano de ésta enfermedad puede reducir la pérdida la audición.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024