Los dilemas morales clásicos y el cerebro humano | 05 ABR 13

¿Está moralmente permitido dañar a una persona para salvar a muchas?

El cerebro y los dilemas morales.
Fuente: Plos One 

Los dilemas morales clásicos plantean este tipo de conflictos, cuya respuesta admite emitir dos tipos de juicio. Uno dominado por una respuesta esencialmente racional que busca maximizar el bienestar para la mayoría, y que cerebralmente se procesa en las redes dorsolaterales  prefrontales, típicamente asociadas a las funciones ejecutivas, la planificación y el cálculo.

Este tipo de juicio moral es clásicamente considerado utilitarista o consecuencialista en el mundo filosófico. Del otro lado, se admite una respuesta emocional aversiva al daño que intenta proteger cada vida individualmente, típica de la filosofía Kantiana: son los juicios deontológicos. Este tipo de juzgamiento moral que defiende cada vida suele asociarse a mayor activación de la corteza orbitofrontal, altamente implicada en respuestas  emocionales y la cognición social.

¿Pero qué hace que una persona sea utilitarista o deontológica frente a dilemas de naturaleza moral?

Para responder a esta pregunta, el Dr. Ezequiel Gleichgerrcht, investigador en neurociencias cognitivas de la Fundación INECO y profesor de la Universidad Favaloro, junto con su colega en Boston College, la Dra. Liane Young, experta mundial en cognición moral, realizaron una serie de tres experimentos con más de 2700 participantes.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021