Pero con complicaciones | 30 ENE 13

Desviadores de flujo sanguíneo reparan el aneurisma intracraneal

Las complicaciones graves fueron la hemorragia intraparenquimal, la subaracnoidea y el ACV isquémico.
Fuente: Reuters 

Por James E. Barone

NUEVA YORK (Reuters Health - Un metaanálisis de la literatura médica revela que los desviadores de flujo sanguíneo son un tratamiento efectivo de los aneurismas intracraneales graves, pero tienen el riesgo de varias complicaciones, en especial si se trata de aneurismas cerebrales posteriores.

Un desviador es un dispositivo similar a un stent que se coloca dentro de la arteria, antes del aneurisma, para que la sangre fluya por ese vaso y no por el aneurisma (en http://bit.ly/XBGOnk lo explica un video).

Uno de los coautores del estudio, el neurocirujano vascular Giuseppe Lanzino, dijo por e-mail: "En el 2011, la FDA aprobó los desviadores de flujo para tratar aneurismas de más de 10 mm que afecten la carótida interna en el segmento próximo al inicio de la arteria comunicante posterior".

Pero se utilizan con otras indicaciones no autorizadas.

El equipo de Lanzino, de la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota, analizó 29 estudios publicados desde el 2009, en los que 1.451 pacientes desarrollaron 1.654 aneurismas tratados con desviadores de flujo. Ningún ensayo clínico era prospectivo aleatorizado, sino series de casos retrospectivos (18) o prospectivos con un solo tratamiento (11).

La tasa de oclusión del aneurisma a los seis meses fue del 76 por ciento, con morbilidad permanente y mortalidad asociadas del 5 y el 4 por ciento, respectivamente. Las complicaciones graves fueron la hemorragia intraparenquimal (3 por ciento), la hemorragia subaracnoidea (4 por ciento) y el ACV isquémico (6 por ciento).

El doctor George K. Wong, neurocirujano de la Universidad de Hong Kong, China, y que no participó del estudio publicado en Stroke, dijo que "las tasas de morbilidad y mortalidad son superiores a las que muchos citan a la prensa". Opinó que es un reflejo de las estimaciones clínicas falaces de algunos intervencionistas.

Aunque la hemorragia subaracnoidea tuvo una baja frecuencia, ocurrió significativamente más a menudo en los pacientes con aneurismas grandes (11-24 mm) o gigantes (25 mm o más).

La desviación del flujo sanguíneo de los aneurismas pequeños (hasta 10 mm) provocó menos ACV isquémicos que los registrados con los aneurismas grandes o gigantes (OR=0,26; p=0,03).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022