Trastorno de despersonalización | 14 ENE 13

"No habito mi propio cuerpo”

La sensación de irrealidad, de mirar lo que sucede como a través de un cristal, son los síntomas predominantes.

Por Rafael Kichic y Marcelo Cetkovich / Especial

Un mal que puede afectar hasta al 2% de la población y sin embargo es muy poco diagnosticado. Este trastorno disociativo combina estados extremos de ansiedad y una anulación extrema del sistema de respuesta emocional.

Rara vez diagnosticado por psiquiatras y psicólogos, el trastorno de despersonalización es un trastorno disociativo reconocido en la clasificaciones psiquiátricas y afecta al 0,8-2% de la población. Comienza en la adolescencia o temprana adultez y se confunde con otros cuadros psiquiátricos como la depresión, la ansiedad, o la psicosis. La gran mayoría de los pacientes tienen historia de haber sufrido trastornos de ansiedad extremos, especialmente ataques de pánico.

Los síntomas del cuadro son difíciles de explicar para el paciente y cuando los describen usan metáforas, como por ejemplo: “es como si estuviera en una burbuja, caminara sobre el aire, sintiera que soy invisible”.

La forma de aparición puede ser abrupta sin que exista una situación traumática que lo dispare, o bien por episodios que de a poco se van prolongando hasta generar un estado de despersonalización crónica. A veces los síntomas pueden desencadenarse por situaciones en las cuales la persona se sintió “atrapada”.

Cómo distinguirlo

Los síntomas del trastorno de despersonalización son: la sensación de no poder apropiarse del propio cuerpo, de no experimentar las acciones como propias (por ejemplo: “sé que soy yo quien se está moviendo, pero no lo siento, siento que no habito mi propio cuerpo”), sentirse un mero observador de las acciones y no aquel que las ejecuta.

Los sentimientos de irrealidad o de desrealización, esto es, sentir como si mirara el mundo a través de un cristal, quizá sean los síntomas más conocidos aunque rara vez se presentan solos.

Esto resulta importante para una adecuada detección de la patología. Otro síntoma es la gran dificultad para experimentar sentimientos, expresada como la sensación de estar anestesiado emocionalmente (por ej., “puedo llorar o reír, pero no lo siento”).

Como parte del trastorno, también se encuentran alteraciones en la experiencia subjetiva del tiempo (ejemplo, sensación de que el tiempo pasa más rápida o lentamente), y al recordar un evento del pasado no experimentan el sentimiento de haber estado ahí a pesar de saber que lo han vivido. 

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022