Sencillo y complejo | 25 FEB 13

Un extraño caso de infarto de miocardio

Este caso enseña que hasta las manifestaciones iniciales aparentemente sencillas de una enfermedad común pueden implicar una enfermedad de base más compleja. ¿Cómo actuar ante un infarto con leucocitosis y trombocitosis?
Autor/a: Dres. Leng S, Nallamothu BK, Saint S, Appleman LJ, Bump GM. N Engl J Med 2013;368:65-71
INDICE:  1. Artículo | 2. Referencias
Artículo

En este artículo se presenta por partes, información sobre un paciente real (en negrita) a un médico clínico con experiencia, quien responde a la información y comparte su razonamiento con el lector (letra común).

Un hombre de 44 años consultó al servicio de urgencias por dolor precordial que había comenzado una hora antes, despertándolo. El dolor era intenso, subesternal, urente, se irradiaba al brazo izquierdo y se acompañaba con náuseas y vómitos no biliosos ni con sangre. Durante el último mes había padecido dolor torácico intermitente con iguales características, pero menos intenso. El dolor no se relacionaba con el ejercicio y duraba desde horas a varios días seguidos. Los antiácidos y el omeprazol lo aliviaban temporariamente. No refirió disnea, edema de los miembros inferiores, inmovilidad, fiebre, tos o traumatismo.

Lo primero que se debe descartar son las causas letales de dolor torácico: síndromes coronarios, embolia pulmonar, disección aórtica, neumotórax, taponamiento pericárdico y mediastinitis. De estas enfermedades, la más probable es el síndrome coronario agudo, debido al dolor torácico descrito y a los episodios similares, pero menos intensos, en el último mes. En los síndromes coronarios agudos puede haber náuseas y vómitos, pero son inespecíficos. También son posibles otras causas de dolor torácico, como el reflujo gastroesofágico o los trastornos musculoesqueléticos.

Los antecedentes médicos del paciente no son significativos, pero no había visitado a un médico desde hace años. Los medicamentos que tomaba son omeprazol y antiácidos, según necesidad. Refirió que no fumaba, no bebía alcohol ni consumía drogas. El paciente era médico. No tenía antecedentes familiares de enfermedad coronaria prematura. En el examen físico estaba afebril; su presión arterial era 133/83 mm Hg (aproximadamente igual en ambos brazos), la frecuencia cardíaca era de 61 latidos por minuto y la saturación de oxígeno del 97% respirando aire ambiente.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021