Por la Dra. Rita Charon. | 06 MAY 13

Narración y medicina

¿Cuáles son beneficios de la Medicina Narrativa para el médico y para el paciente? Contar y escuchar historias para mejorar la perfomance clínica.

"Nunca nadie me dejó hacer esto antes"

Un hombre dominicano de 36 años me consulta por primera vez por dolor de espalda. Como su nuevo internista, le digo que tengo que aprender tanto como pueda acerca de su salud. ¿Podría decirme el paciente lo que piensa acerca de lo que debo saber sobre su situación?

Entonces, hago todo lo posible por no decir una palabra ni escribir en su historia, para captar todo lo que expresa sobre su vida y su salud. No solo estoy atenta al contenido de su relato sino también a su forma, su proceso en el tiempo, sus imágenes, sus argumentos secundarios asociados, sus silencios, por dónde decide comenzar a hablar de sí mismo, cómo relaciona sus síntomas con otros eventos de su vida. También presto atención al desarrollo narrativo, los gestos, las expresiones, las posturas corporales, los tonos de de voz. Después de unos minutos, deja de hablar y comienza a llorar. Le pregunto por qué llora y el paciente responde: "Nunca nadie me dejó hacer esto antes".

Cada vez más profesionales de la salud y pacientes reconocen la importancia de las historias que se relatan a otros acerca de la enfermedad.  Como mis colegas y yo estamos descubriendo a través del Programa de Medicina Narrativa, no solo el diagnóstico se codifica por el relato de los pacientes al hablar de sus síntomas sino también por la comprensión profunda y terapéutica de las personas que sufren los síntomas, lo que se hace posible mientras se escucha el relato de su enfermedad que hace el paciente. El campo de la entrevista médica, la atención primaria, la literatura y medicina y la atención centrada en la relación o en el paciente han girado en torno a estas "narraciones" ─ya sea en la visita privada del paciente en el consultorio, el interno cuando presenta a los pacientes en los pases de sala, o cuando el médico hace un resumen de la muerte después de décadas de haber finalizado la atención.

"Sólo durante la narración se hace evidente el sufrimiento"

A su vez, los médicos han aprendido acerca de la escucha terapéutica de los profesionales de la historia oral, estudios traumáticos, autobiografías y psicoanálisis. Sólo durante la narración se hace evidente el sufrimiento. Sin el relato, no solo el tratamiento sino también el sufrimiento podrían estar fragmentados. Nosotros solamente tenemos que leer los relatos magistrales de la enfermedad escritos por los pacientes— The Diving Bell and the Butterfly de Jean-Dominique Bauby, Seeing the Crab de Christina Middlebrook, Touching the Rock de John Hull—para comprender el poder del relato de la enfermedad y aceptar la obligación de escuchar para recibir esas historias.

Como sus pacientes, algunos médicos han descubierto que esto ayuda a representar, en palabras, lo que pasa por la práctica de la medicina. Cada vez más los médicos escriben sobre sus prácticas, no en términos científicos sino en registros narrativos significativos para las interacciones humanas. En libros y ensayos destinados a los médicos y el público lego o en notas privadas para sí mismos, los médicos describen los aspectos emocionales y personales de la atención de pacientes particulares. Algunos autores informan que estos escritos los ayudan a comprender tanto los sufrimientos de los pacientes como su propia vida con los enfermos. Al reproducir todo lo que observan y experimentan, los médicos escritores pueden revelar verdades trascendentes, expuestas en el curso de la enfermedad, acerca de la vida humana común.
 

¿Qué es la "capacidad narrativa"?

En el esfuerzo para ayudar a los médicos a comprender lo que él y sus pacientes experimentan en presencia de la enfermedad, los educadores médicos han prestado mucha atención a la capacidad narrativa, definida como el conjunto de habilidades para reconocer, captar, interpretar y emocionarse por las historias que uno escucha o lee.

Esta competencia requiere una combinación de habilidades textuales (identificar una estructura narrativa, adoptar sus múltiples perspectivas, reconocer las metáforas y las ilusiones), habilidades creativas (imaginar muchas interpretaciones, fomentar la curiosidad, inventar múltiples finales) y, habilidades afectivas (tolerar las dudas acerca del desarrollo de la historia, entrar en el estado de ánimo de la historia). Al mismo tiempo, estas capacidades dan lugar a un lector o un oyente con la posibilidad de captar las noticias de las historias y comenzar a entender su significado.

"La competencia narrativa brinda al médico no solo los medios para comprender al paciente sino también permite comprender a la enfermedad misma".

Cuando un médico practica la medicina con competencia narrativa, puede rápidamente y con precisión escuchar e interpretar lo que el paciente intenta decir. El médico con competencia narrativa utiliza eficientemente el tiempo de la interacción clínica, utiliza al máximo los conocimientos médicos acerca de lo que el paciente expresa sobre su enfermedad y cómo lo transmite. No solo la historia de una enfermedad, sino la propia enfermedad se desarrolla como una narración. Una enfermedad tiene una evolución y duración características, una mezcla compleja de causas y contingencias, particularidades y similitudes genéricas respecto de las enfermedades relacionadas, una tradición textual dentro de la cual puede ser comprendida, y aun un sistema metafórico que lo revela (considerar, por ejemplo, el significado metafórico complejo de la palabra “inmunidad”). La competencia narrativa brinda al médico no solo los medios para comprender al paciente sino también permite comprender a la enfermedad misma.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024