En pacientes con enfermedad coronaria sin infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca | 19 AGO 13

Aldosterona y aumento en los eventos cardiovasculares

Se explica la asociación independiente entre los niveles plasmáticos de aldosterona y el incremento en la tasa de eventos cardiovasculares en pacientes con enfermedad coronaria sin infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca.
Autor/a: Dr. Pitt B Fuente: SIIC European Heart Journal 33(2):191-202, Ene 2012

Introducción

En diversos estudios se comprobó que los niveles plasmáticos aumentados de aldosterona y cortisol se asocian con mayor riesgo de mortalidad y hospitalización por insuficiencia cardíaca (IC) en pacientes con una menor fracción de eyección (FE) ventricular izquierda.

Los antagonistas de los receptores de mineralocorticoides (ARM) que bloquean los efectos del cortisol y la aldosterona sobre los receptores de mineralocorticoides son eficaces en disminuir la mortalidad global y las internaciones por IC en las personas con IC crónica con FE reducida y en aquellas con IC y FE disminuida en etapas tempranas luego del infarto agudo de miocardio (IAM).

Además, los niveles aumentados de aldosterona en los pacientes con IC y FE ventricular izquierda preservada y en aquellos en etapas tempranas luego del IAM, sin indicios clínicos de IC, se asociaron con mayor riesgo cardiovascular. Están en estudio el efecto de los ARM en los pacientes con IC y FE preservada y en aquellos con IAM con elevación del segmento ST o sin ella sin evidencias clínicas de IC.

En este artículo se explican los resultados del estudio de Ivanes y col. titulado “Aldosterona, Mortalidad y Eventos Isquémicos Agudos en Pacientes con Enfermedad Coronaria sin Infarto Agudo de Miocardio o Insuficiencia Cardíaca”.

Comentario

Ivanes y col. determinaron los niveles plasmáticos de aldosterona en 799 pacientes consecutivos con enfermedad coronaria (EC) derivados para angioplastia coronaria electiva. En esa investigación fueron excluidos los enfermos con IAM o síndrome coronario agudo con requerimiento de revascularización de urgencia, así como aquellos con indicios clínicos de IC.

Luego de un seguimiento de 14.9 meses (media), el análisis multivariado de Cox mostró que los niveles plasmáticos de aldosterona se asociaron independientemente con el incremento en los índices de eventos cardiovasculares.

Las concentraciones plasmáticas de aldosterona brindaron información pronóstica complementaria y ampliada con respecto a la provista por las determinaciones del péptido natriurético cerebral y la proteína C reactiva ultrasensible y se correlacionaron positivamente con la presencia de obesidad e hipertensión, lo cual indica un papel potencialmente importante para la aldosterona en los pacientes con síndrome metabólico.

Además, encontraron que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) no se asociaron con la disminución en los niveles plasmáticos de aldosterona, lo que indicó un escape de la aldosterona y mayor riesgo de eventos cardiovasculares relacionados con la aldosterona, a pesar del uso de estos fármacos.

Asimismo, también hubo un incremento en los niveles plasmáticos de aldosterona en las personas con hipertensión y en los pacientes tratados con diuréticos, lo que explica en parte el mayor riesgo de aterosclerosis y sus consecuencias cardiovasculares, como IAM, accidente cerebrovascular y muerte súbita de causa cardíaca.

La activación de los receptores tipo 1 de la angiotensina (R-AT1) es un estímulo importante para la síntesis de aldosterona por la glándula suprarrenal. Los IECA y los bloqueantes de los receptores de angiotensina (BRA) no son suficientes para inhibir la producción de aldosterona, debido a la presencia de otros estímulos como el potasio.

Es más, el incremento en la aldosterona o la activación de los receptores de mineralocorticoides provoca una regulación por aumento de la actividad de la enzima convertidora de angiotensina y de la expresión del R-AT1 con el consiguiente círculo vicioso de incremento en la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona. Para impedir este círculo vicioso y obtener beneficios óptimos, es necesario bloquear tanto los receptores para mineralocorticoides como el R-AT1.

Los hallazgos de Ivanes y col., así como el estudio Ludwigshafen Risk and Cardiovascular Health (LURIC), que demostró una asociación entre el incremento en los niveles plasmáticos de aldosterona y el riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes con EC, tienen consecuencias importantes mecánicas, pronósticas y terapéuticas en los individuos con EC. A pesar del uso de terapia hipolipemiante, el riesgo de eventos cardiovasculares permanece relativamente alto.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022