Los temas destacados | 25 AGO 12

Congreso Europeo de Cardiología 2012

IntraMed le ofrece los temas centrales del congreso día a día y en su propio idioma.
Fuente: IntraMed 
Prevención CV

Nuevas Recomendaciones brindan mensajes concisos para implementar la prevención cardiovascular

Recomendaciones de la European Society of Cardiology (ESC) 2102
 
Prevención de enfermedades cardiovasculares – Evaluación del riesgo y tratamiento

Las nuevas Recomendaciones hacen hincapié en que la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) debe ser “un esfuerzo de toda la vida” que comienza desde el útero y dura hasta el fin de la vida. Se hace mayor  hincapié en los aspectos conductuales de la prevención, con análisis de las maneras de facilitar a los pacientes el cambio de sus hábitos de vida.

Con las últimas Recomendaciones sobre prevención de ECV se trató de producir un documento de fácil empleo, con mensajes concisos que confieren más peso que nunca a la evidencia de estudios clínicos y estudios demográficos de observación. Las “Recomendaciones europeas para la prevención de ECV en la práctica clínica (versión 2012) (“European Guidelines on Cardiovascular Disease Prevention in Clinical Practice” fueron lanzadas en la reunión EuroPRevent 2012 en Dublín, Irlanda.

“Las recomendaciones tienen un nuevo formato que las hace mucho más accesibles,” explicó el profesor Joep Perk, presidente del grupo de tareas de las Recomendaciones. “El cambio es para contribuir a diseminar la información de las Recomendaciones donde sea necesaria – profesionales sanitarios que trabajan en terreno, políticos y público general”.

Las últimas Recomendaciones, creadas por el Quinto grupo de Trabajo de las sociedades de Cardiovascular Disease Prevention in Clinical Practice, que comprende la European Society of Cardiology (ESC) y otras siete sociedades, son alrededor de un tercio más cortas que la cuarta edición de 2007. “Hemos vuelto a los primeros principios de la enseñanza al introducir el qué, porqué, a quién, cómo y dónde de la cardiología preventiva,” manifestó Perk, de la Linnaeus University, Kalmar, Suecia.

Las Recomendaciones hacen hincapié en que la prevención de las ECV debe ser “un esfuerzo de toda la vida” que comienza desde el útero y dura hasta el fin de la vida. Se le dió más importancia a los aspectos conductuales de la  prevención, con el análisis de las maneras de facilitar a los pacientes el cambio de sus hábitos de vida.

Por primera vez las Recomendaciones fueron lanzadas en la reunión de EuroPRevent2012, que tuvo lugar del 3 al 5 de mayo de 2012 y publicadas simultáneamente en el European Heart Journal y en el European Journal of Preventive Cardiology. “Esto se hizo para poder estructurar la reunión alrededor de las Recomendaciones, con numerosas oportunidades para amplios y diversos intercambios que permitan que todos se pongan al día,” explicó el profesor Ian Graham, presidente del EACPR Prevention Implementation Committee, copresidente del EuroPRevent2012 Programme Committee.

Se organizaron sesiones especiales para médicos generales y enfermeras de consultorios privados, con sesiones de capacitación complementarias para enseñar a los coordinadores nacionales cómo interactuar con los políticos, los colegas y el público. Una herramienta de electrónica, interactiva, para trabajar con las Recomendaciones también será lanzada en EuroPrevent2012.

“Estamos entusiasmados con esto porque permitirá que médicos, estudiantes y otros profesionales sanitarios puedan trabajar de manera interactiva con las Recomendaciones a través de casos clínicos y otras nuevas técnicas de aprendizaje,” comentó Graham.

Además, están en desarrollo Recomendaciones de bolsillo, en tamaño A4 con toda la información esencial y un juego de diapositivas para la enseñanza. “Nuestro objetivo fundamental es tener un resumen en tamaño A4 de las Recomendaciones sobre el escritorio de cada médico de familia en Europa. Será la biblia de la prevención de la salud,” dijo Perk.

Necesidad urgente de mejorar la prevención de las ECV

Las estadísticas que muestran que las ECV son la principal causa de muerte prematura en todo el mundo señalan la abrumadora necesidad de promover la prevención de las ECV. Cada año en Europa más de 4,3 millones de personas morirán por ECV (fuente: European Heart Network) y se estima que las ECV son responsables del 42% de todas las muertes de mujeres que se producen antes de los 75 años y del 38% de las de los hombres antes de esa edad.

La gran mayoría de esas muertes se podrían haber evitado a través de intervenciones sencillas, como dejar de fumar, mejorar la alimentación y aumentar el ejercicio. La evidencia de que las ECV son causadas por factores de riesgo modificables y prevenibles procede de estudios clínicos y estudios demográficos de observación. Por ejemplo, en el estudio INTERHEART, un estudio de casos y controles que comparó los hábitos de vida de unos 15000 pacientes que habían sufrido un infarto agudo de miocardio (IAM) y los de 15000 controles, se halló que nueve factores de riesgo modificables eran responsables del 90% del riesgo atribuible en hombres y del 94% en mujeres.

Los factores de riesgo fueron la dislipidemia, el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, la obesidad abdominal, los factores psicosocialess, el consumo de frutas, verduras y alcohol y la actividad física.

“Los resultados del estudio INTERHEART sugieren que el 90% de los IAM en todo el mundo de pueden prevenir y que la mayoría son el resultado directo de los hábitos de vida,” señaló el profesor Guy De Backer, miembro del grupo de trabajo de las Recomendaciones.

Pero la buena noticia es que nunca es demasiado tarde para modificar los hábitos de vida, aún después de haber sufrido u n episodio.”

La evidencia viene de un estudio de 2010 publicado en Circulation donde Clara Chow y colaboradores interrogaron sobre sus hábitos de vida a 19000 pacientes que habían sido sometidos a angioplastia intraluminal coronaria tras un IAM. El estudio, realizado en 41 países, mostró que los pacientes que siguieron fumando y no cumplieron con las indicaciones sobre la alimentación y el ejercicio fueron 3,8 veces más proclives a sufrir un IAM, un accidente cerebrovascular (ACV) o la muerte dentro de los seis meses que los no fumadores que modificaron su alimentación y aumentaron el ejercicio. Ambos grupos cumplieron con sus medicaciones. “El desafío para las Recomendaciones sobre ECV es trasladar esta evidencia a la prevención y persuadir al público a seguir hábitos de vida saludables,” explicó De Backer, de  Ghent University, Bélgica.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022