¿Una enfermedad que pasa desapercibida? | 16 SEP 13

Preeclampsia

El parto de la placenta sigue siendo la única cura de la preeclampsia, lo que hace tan necesario su diagnóstico precoz.
Autor/a: Dres. David Williams, Naomi Craft BMJ 2012;345:e4437
INDICE:  1. Artículo | 2. Referencias
Artículo

Este artículo especial contiene un podcast (archivo de audio gratuito, que puede descargar y escuchar en su PC o en un reproductor MP3) con un resumen de su contenido.


Presentación de un caso

Una mujer de 36 años, primípara añosa, fue atendida en atención prenatal en la semana 10ª de gestación, con presión arterial de 120/80 mm Hg, sin proteinuria. A las 28 semanas, la paciente consultó a su médico de por disuria y polaquiuria. El análisis de orina mostró una proteinuria de 3+ y la presión arterial era 144/90 mm Hg. La altura uterina medía 3 cm menos que la esperada para la edad gestacional.

Se hizo un urocultivo con una muestra de orina de la mitad de la micción y se citó a la paciente para 1 semana después. En la semana 29ª, su presión arterial era 175/115 mm Hg, la proteinuria de 3+, y el urocultivo negativo. Se decidió internar a la paciente con urgencia pero al llegar al hospital no se detectaron latidos fetales. Se indujo el parto del cual nació un feto muerto, con restricción del crecimiento. La hipertensión materna persistió en el posparto.

¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia se define como la aparición de hipertensión y proteinuria durante el embarazo. Sin embargo, es un trastorno multisistémico que puede afectar los órganos maternos. La única cura sigue siendo el parto del feto y la placenta, pero el parto pretérmino puede ser perjudicial para el neonato, con complicaciones provenientes de la prematuridad y el bajo peso al nacer.

La preeclampsia se convierte en eclampsia cuando aparecen convulsiones en la madre. La eclampsia es rara en los países de buen nivel económico—el 1% de las mujeres con preeclampsia desarrolla eclampsia. El síndrome HELLP  (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y plaquetopenia) se refiere a una forma grave de preeclampsia, caracterizada por anemia hemolítica microangiopática.

¿Qué frecuencia tiene la preeclampsia?

La preeclampsia afecta a las mujeres predominantemente en su primer embarazo (2-8% de los primeros embarazos) y tiene una incidencia variable en diferentes países, siendo más común en América Latina y el Caribe. En el Reino Unido, casi 1 cada 200 embarazos se ve afectado por preeclampsia grave (unos 3.500 por año).

¿Por qué pasa desapercibida la preeclampsia?

La preeclampsia suele ser asintomática hasta que alcanza un estado avanzado, por lo cual puede seguir sin ser estudiada hasta que el estado de la madre se deteriora, al punto de sufrir una insuficiencia orgánica grave y/o muerte fetal intrauterina.

En la paciente presentada que consultó en la semana 28ª de gestación se sospechó una infección urinaria, pero raramente esta infección provoca una proteinuria >1+. En este caso, se subestimó la importancia de una proteinuria de reciente comienzo, hipertensión nueva y disminución del crecimiento fetal. Esta mujer debió ser derivada al hospital en esa consulta de la semana 28ª para confirmar o descartar el diagnóstico presuntivo de preeclampsia y sufrimiento fetal.

¿Por qué es importante la preeclampsia?

La última revisión trienal de muertes maternas en el Reino Unido informó 22 muertes por preeclampsia, de las cuales 20 estuvieron asociadas con una atención inferior a la estándar y 14 fueron consideradas como prevenibles. La causa más común de muerte materna fue la hemorragia cerebral secundaria a la hipertensión sistólica descontrolada. Cuatro muertes maternas fueron atribuidas a errores del médico general, incluyendo el caso aquí presentado, con la incorrecta derivación al urólogo por su proteinuria, tratamiento ambulatorio aislado de la presión arterial y derivación a la partera para el seguimiento de la ictericia que evolucionó a un síndrome HELLP.

Las complicaciones maternas que ponen en peligro la vida son la hipertensión descontrolada y el accidente cerebrovascular, la eclampsia, el desprendimiento de placenta, el infarto y la ruptura del hígado, la coagulación intravascular diseminada, el edema de pulmón y la insuficiencia renal.

¿Cómo se diagnostica la preeclampsia?

Clinica
Las recomendaciones vigentes aconsejan hacer el diagnóstico de preeclampsia cuando la presión arterial es >140/90 mm Hg en la segunda mitad de embarazo, con proteinuria ≥1+ en las tiras reactivas, confirmada por una relación proteína: creatinina >30 mg/mmol. La hipertensión de reciente comienzo sin proteinuria pero con otras disfunciones de órganos maternos, como la trombocitopenia o el aumento de los valores de las enzimas hepáticas, también puede indicar la presencia de preeclampsia.

Algunas mujeres tienen un aumento aislado de la presión arterial sin proteinuria u otra evidencia de trastornos multisistémicos relacionados con la preeclampsia, cuadro conocido como hipertensión gestacional. Casi el 20% de las mujeres con hipertensión gestacional desarrollará preeclampsia, especialmente si la hipertensión aparece antes de la semana 34ª.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022