Más preguntas que respuestas | 01 ABR 15

El rol de la dieta en el acné: hechos y controversias

Un análisis dela evidencia disponible a favor y encontra de las hipótesis más frecuentes.
2
1
Autor/a: Dres. Batya B Davidovici, Ronni Wolf. Clinics in Dermatology (2010), 12-16

El acné es la enfermedad de la piel más prevalente, afecta cerca del 85% de la población entre 11 y 30 años.  No es una enfermedad amenazante para la vida; sin embargo, puede durar años y causar cicatrices físicas y trastornos emocionales. 

Varios estudios recientes han evaluado el conocimiento, pensamientos y percepciones sobre la causa del acné en pacientes y familiares.  Es interesante saber que no se observaron diferencias significativas entre los pensamientos y percepciones de la patogénesis del acné, y el rol de la dieta se notó entre los pacientes de distintas sociedades y culturas. 

En un estudio en Grecia entre estudiantes de una escuela, el 62.3% implicó a la dieta como causa del acné.  En un estudio realizado en Canadá el pensamiento más común era que el acné era causado por factores hormonales, genéticos, aunque la dieta, pobre higiene cutánea, e infecciones, también estaban implicadas.  En otro estudio en Inglaterra que analizó la causa de acné en adolescentes, surgió que el 11% culpaban a las comidas grasas como la causa principal.


Acné y productos lácteos:

¿Puede la leche causar acné?

Un estudio en 1949 reportó a 1925 pacientes que recibían comidas con derivados lácteos y encontró que la leche era el producto más implicado en los brotes de acné.  Otro reporte más reciente en la asociación de acné y consumo de leche se basó en un estudio de cohorte.  Este estudio reveló que la ingesta de leche durante la adolescencia se asociaba con acné.  Esta asociación era mayor con leche desnatada que con otras formas de leche, sugiriendo que éste hallazgo es poco probable que sea causado por la grasa de la leche.  Los autores piensan que ésta asociación podría causarse por la presencia de hormonas y moléculas bioactivas de la leche.  El acné en adolescentes se correlacionaba con la actividad hormonal.

La leche contiene progesterona derivada de la placenta y otros precursores dihidrotestosterona (DHT), incluyendo 5 alfa-pregnanediona y 5 alfa androstenediona.  Estos compuestos son sólo unos pasos alejados de DHT, el principal estimulador del acné, y las enzimas requeridas para mediar el cambio están presentes en la unidad pilosebácea.  La leche también contiene una multitud de hormonas estimulantes del crecimiento. 

La más probable que coestimule con las hormonas esteroides de la función y disfunción pilosebácea es el factor 1 de crecimiento símil insulina (IGF-1), que está presente en la leche común. El IGF-1 estimula la síntesis de andrógenos en el ovario, glándulas adrenales, y testículos.  La insulina y el IGF-1 han demostrado que estimulan el crecimiento del folículo piloso y el crecimiento de los sebocitos.

El nivel sanguíneo de IGF-1 en pacientes prepuberales, puberales, adolescentes y adultos jóvenes se asemeja a la curva de prevalencia del acné en ésta población.

El IGF-1 humano y bovino comparten las mismas secuencias de aminoácidos, y varias proteínas de la leche protegen al IGF-1 de la digestión por el intestino.  Es probable que el IGF-1 pueda mediar algunos de los efectos de los factores comedogénicos, como los andrógenos, hormona de crecimiento, y glucocorticoides.

En éstos estudios no se pudo determinar una relación causal, por lo que la asociación entre acné y leche debe tratarse con precaución.

Una hipótesis alternativa explicando la asociación entre leche y acné sugirió que el contenido de iodo en la leche puede tener un efecto en el desarrollo del acné.  La ingesta de iodo podría empeorar el acné.  La concentración de iodo en la leche varía acorde a la estación y localización geográfica, pero se observaron niveles significativos de iodo en la leche de distintos países.  La asociación observada en los productos derivados de la leche con el acné podría ser secundaria al contenido de iodo del los productos ingeridos; sin embargo, es discutible si el contenido de iodo a cualquier concentración causa acné.  La erupción acneiforme puede desencadenarse por haluros, y el iodo fue reconocido como causal de reacciones acneiformes.  El comedón, como lesión inicial del acné, no forma parte de ésta erupción.

Por lo tanto, puede la leche causar acné?  La conclusión de los autores, en base a la evidencia existente, es que la relación entre ingesta de leche y la patogénesis del acné es escasa.
 
Acné, chocolate y comidas grasas:

El chocolate, comidas grasas y con azúcar han sido nominados como causa o empeoramiento del acné.  ¿Existe evidencia convincente de esa asociación? 

El efecto del contenido de grasa en la dieta en la insulino resistencia es motivo de controversia.  Aunque algunos estudios indican una relación entre ingesta grasa en la dieta e insulino resistencia, la mayoría no muestran dicha relación.  El consenso general de expertos es que los datos científicos disponibles son insuficientes para probar dicha asociación.

Una situación similar ocurre con la influencia de los carbohidratos contenidos en las comidas (índice glicérico) y la sensibilidad a la insulina.  Se propone que altos índices glicéricos conducen hiperinsulinemia y conduce una cascada de consecuencias endocrinológicas, incluyendo incremento de andrógenos, incremento de IGF-1, y altera la vía de señalización de los retinoides, que median el acné.

Debido a que generalmente se acepta que la severidad del acné se correlaciona con la secreción de sebo facial, se piensa que las comidas con alto contenido de grasas y carbohidratos pueden exacerbar el acné por la producción de sebo más comedogénico-incrementando los niveles de lípidos sanguíneos o produciendo sebo que es menos fluido, y mayor obstrucción de los folículos pilosebáceos-ocasionando ruptura del folículo y cambios inflamatorios.

Varios estudios en humanos han demostrado que la dieta puede cambiar la cantidad y composición del sebo escretado, esto es, un incremento en la secreción de lípidos cuando se administran carbohidratos o grasas en exceso. 

Puede el chocolate o comidas grasas causar o empeorar el acné? Pocos estudios han examinado el rol de éstos elementos dietarios en el acné.  En un estudio placebo control, realizado en América no se encontró efecto del chocolate en el acné o en la producción de sebo o su composición.

En pocos estudios no se han identificado comidas específicas (incluyendo comidas grasas y chocolate) como factores causales. 

Luego de los datos publicados, los autores concluyen que se han investigado insuficientemente estas preguntas, que son prevalentes y consistentes con distintas culturas.  En la actualidad, no existen respuestas seguras basadas en evidencia científica

No está tan alejado el día en que podamos ser capaces de con conocimiento de causa asesorar a los pacientes en el rol de la nutrición a la etiología del acné.

¿Qué aporta éste artículo a la práctica dermatológica?.

El acné es la enfermedad de la piel más prevalente.  Afecta la calidad de vida de los adolescentes en el mundo.  Luego de revisar la literatura no existen datos y respuesta a la pregunta si la dieta tiene algún afecto en la aparición de acné.

♦ Comentario y Resúmen objetivo: Dra. Geraldina Rodriguez Rivello

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí