Arteritis | 12 MAR 12

Eco-doppler y arteritis de células gigantes

Evaluación de la utilidad del ultrasonido para diagnosticar arteritis de células gigantes (ACG), controlar la respuesta al tratamiento con corticoides y detectar recaídas
Autor/a: Dres. Ana Marina Suelves, Enrique España-Gregori, Jose Tembl, Stephanie Rohrweck, Jose Maria Millán, Manuel Díaz-Llopis Clinical Ophthalmology 2010:4 1383–1384

La arteritis de células gigantes (ACG) es una emergencia oftalmológica, a veces difícil de diagnosticas. La complicación más grave es la pérdida irreversible de agudeza visual debido a la neuropatía óptica isquémica que puede tornarse bilateral en pocos días o semanas si no se diagnostica y trata con celeridad. La confirmación histopatológica mediante biopsia de la arteria temporal ha sido considerada el criterio de referencia. En los últimos años, se han utilizado diversas técnicas no invasivas de diagnóstico por imágenes como eco-doppler de alta resolución, para evitar las limitaciones de la biopsia de la arteria temporal, que es una técnica invasiva con complicaciones, como daño de la rama auriculo.temporal y necrosis de piel y su sensibilidad es moderada. De hecho, de 10 a 30% de los pacientes con ACG no llegan a diagnosticarse con la biopsia de arteria temporal , debido al compromiso de otras ramas extracraneales de la carótida, no se llega a biopsiar la zona afectada debido a la inflamación de la arteria y no se biopsia tejido arterial realmente. La eco-doppler de la arteria temporal logra identificar tres rasgos característicos: 1) un halo hipoecogénico periluminal que refleja el edema de la pared arterial (fig.1), 2) estenosis arterial segmentaria (fig 2); 3) Oclusión luminal arterial en casos graves. La pauta más específica (85-100%) es el halo periluminal,

Fig. 1. A) Imagen de eco-doppler de la arteria temporal derecha.
La flecha señala el halo hipoecogénico.

 

 

B) Imagen a las tres semanas de tratamiento, en la que el halo desapareció.


Fig. 2 corte logitudinal imagen eco-doppler.
Observar el estrechamiento importante del lumen arterial debido a
edema de la pared arterial, con múltiples áreas de estenosis

 Se comenzó con un estudio piloto prospectivo de 10 casos, realizando eco-doppler de alta resolución antes de la biopsia de arteria temporal, a las tres semanas y a los tres meses para evaluar la utilidad de este tipo de diagnóstico por imágenes en la ACG. El eco-doppler fue realizado por el mismo profesional a los tres días de la primera administración de altas dosis de esteroides. La biopsia de la arteria temporal, se llevó a cabo al día siguiente del eco-doppler. La serie constó de 4 hombres y 6 mujeres, con una edad promedio de 76,5 años. El eco-doppler mostró algunos signos compatibles en 6 casos (Halo= 6. estenosis=5, oclusión=2), la biopsia diagnosticó ACG en todos los casos. En los cuatro casos que dieron negativo en el eco-doppler, también tuvieron resultado negativo en la biopsia. Se detectaron rápidamente dos recaídas mediante ultrasonido durante el seguimiento, en las que se detectó recurrencia del halo. De acuerdo con esta experiencia, el eco-doppler previo a la biopsia de arteria temporal aumenta las probabilidades de acertar el diagnostico ya que puede identificar bien el mejor segmento a biopsiar. Luego de comenzar el tratamiento, la respuesta del paciente puede evaluarse utilizando eco-doppler, de acuerdo con el desarrollo de signos en el ultrasonido junto con pruebas clínicas y de laboratorio. Asimismo, el eco-doppler puede detectar la recaída en esta patología.

Por lo tanto, el eco-doppler puede servir para diagnosticar y hacer el seguimiento de pacientes con ACG, por su naturaleza inocua, reproductibilidad y 100% de correlación con la biopsia de arterial temporal en esta serie de casos. Los resultados negativos en el eco-doppler pueden servir para evitar biopsias. Sin embargo, en la actualidad, no podemos afirmar que el eco-doppler (con un riesgo implícito de resultados falso-negativos) pueda reemplazar totalmente a la biopsia de la arteria temporal. En realidad, ambos métodos se complementan. Deberán realizarse estudios prospectivos con mayor cantidad de pacientes y seguimientos de al menos dos años, para corroborar los presentes resultados.

Conclusiones:
El presente estudio piloto indica que la técnica de eco-doppler puede servir para diagnosticar y hacer el seguimiento clínico de pacientes con probable ACG.

♦ Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología.

Bibliografía:

1. Jonasson F, Cullen JF, Elton PA. Temporal arteritis: a 14-year epidemiological, clinical and prognostic study. Scott Med. 1979;24:111–117.
2. Kawasaky A, Purvin V. Giant cell arteritis: an updated review. Acta Opthalmol. 2009;87:13–32.
3. Karassa FB, Matsagas MI, Schmidt WA, Ioannidis JP. Meta-analysis test performance of ultrasonography for temporal arteritis. Ann Intern Med. 2009;142:359–369.
4. Schmidt WA, Möller DE, Gromnica-Ihle E. Color duplex ultrasound of the temporal artery: replacement for biopsy in temporal arteritis. Ophthalmologica. 2002;217:164–165.
5. Cullen JF, Chan BM, Wong CF, Chew WC. Giant cell (temporal) arteritis in Singapore: an occult case and the rationale of treatment. Singapore Med J. 2010;51:73–77

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020