Ciencia a lo loco por Diego Golombek | 18 DIC 11

Yo quiero tener un millón de amigos

La leyenda urbana indica que entre dos personas cualesquiera no hay más de seís grados de separación. pero ahora hay pruebas de que seís son multitud. Con las redes sociales el mundo se achico un poco más.

Es parte de una leyenda urbana: entre dos personas cualesquiera en la tierra no hay más de seis grados de separación. En otras palabras, ¿qué nos separa, a ustedes o a mí, de Diego Maradona o de Paul McCartney? Es fácil: el socio del cuñado de la prima del intendente que es amigo del empresario que conoce al embajador que alguna vez le dio la mano a cualquiera de estos dos personajes, y paramos de contar. Hay películas sobre el tema, juegos de mesa, adivinanzas sobre relaciones entre personajes de cómics (¿qué separa al Hombre Araña de Batichica?) y el famoso acertijo Los seis grados de Kevin Bacon, que consiste en determinar cuántos casilleros hay desde cualquier artista de cine hasta este actor de Hollywood. Por ejemplo, Susana Giménez tiene un índice Bacon de tres: Kevin actuó en Río místico con Sean Penn quien trabajó con Jorge Porcel en Carlito's Way, y de Porcel a Susana hay solo un paso.

Pero volvamos a nosotros, sencillos mortales. La idea de los seis grados viene de un estudio de 1967 en el que el psicólogo Stanley Milgram pidió a voluntarios que mandaran una carta por correo de manera que llegara a alguien -desconocido para ellos- en otro estado, y del cual solo sabían el nombre y la ocupación. Así, tenían que elegir a alguien que supuestamente estuviera más cerca del blanco que recibía instrucciones de continuar el juego. Lo curioso es que se requerían entre dos y diez envíos para llegar a destino -con un promedio de 6 pasos-. Y esto en los años 60 pegó mucho: paz, amor y seis grados de separación -aunque hay varias críticas a este experimento inicial-.

Ya hacia el fin de siglo se repitió el experimento, pero con una simulación matemática: ver cómo se conectan dos puntos cualesquiera de una red de datos. Y resulta que la separación entre estos depende de cuán ordenada o compleja es la red: cuanto más compleja, menos grados de separación. En otras palabras: con unos pocos datos promiscuos que junten puntos distantes en la red, el mundo se vuelve pequeño (sea un mundo de actores, de neuronas o de infecciones).

Pero ahora hay pruebas de que seis es multitud. El uso de redes sociales es ideal para encontrar los grados de separación entre dos personas. Recientemente el equipo de Facebook analizó las conexiones de 721 millones de usuarios que combinados alcanzaban a unos 69.000 millones de amigos (Roberto Carlos se quedó muy corto). Internautas del mundo, uníos, porque encontraron que para la mayoría de las conexiones entre dos usuarios al azar se requerían solamente ¡cuatro pasos! Y si era dentro de un mismo país, alcanzaba con tres grados de separación. Así que es cierto, con las redes sociales el mundo se achicó un poco más.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022