Asamblea General de las Naciones Unidas | 27 SEP 11

Histórico compromiso de lucha contra las E.N.T.

Los gobiernos han señalado de común acuerdo la necesidad de establecer metas mundiales de vigilancia de esas enfermedades y sus factores de riesgo.
OMS

Nueva York | Ginebra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha acogido con satisfacción la adopción hoy por la Asamblea General de las Naciones Unidas de la declaración política sobre la prevención y el control de enfermedades no transmisibles tales como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y el cáncer que, en conjunto, se cobran cada año la vida de unos 36 millones de personas. Por primera vez, los dirigentes mundiales han llegado a un consenso en la Asamblea General acerca de una serie de medidas concretas para afrontar esas enfermedades.

Los gobiernos han señalado de común acuerdo la necesidad de establecer metas mundiales de vigilancia de esas enfermedades y sus factores de riesgo, tales como el tabaquismo, los regímenes alimentarios malsanos, la inactividad física y el consumo nocivo de bebidas alcohólicas. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha pedido a la OMS que elabore un marco para seguir de cerca los progresos realizados a escala mundial y que, antes del final de 2012, prepare recomendaciones sobre un conjunto de metas mundiales desatinadas a vigilar las tendencias y evaluar los progresos realizados en los países en la reducción del sufrimiento, la discapacidad y la mortalidad prematura causadas por esas enfermedades.

Los dirigentes mundiales se han comprometido a realizar mayores esfuerzos para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles y mejorar la atención de salud, incluido el acceso a los medicamentos de importancia vital. El éxito dependerá de la participación de sectores externos al de la salud tales como los de finanzas, agricultura y ganadería, transporte, desarrollo urbano y comercio. Los gobiernos integrarán las políticas de reducción de las enfermedades no transmisibles en los procesos de planificación de la salud y los programas nacionales de desarrollo.

La declaración supone una señal clara de que los líderes mundiales reconocen las repercusiones devastadoras de las enfermedades no transmisibles en todo el mundo y de que se comprometen a reducirlas. El paso siguiente es adoptar medidas encaminadas a cumplir con esos compromisos.


Soluciones de bajo costo para luchar contra las enfermedades no transmisibles

La OMS ayuda a los países de ingresos bajos y medios a reconocer intervenciones de bajo costo que puedan ayudar a atajar las enfermedades no transmisibles.

Un nuevo estudio efectuado por la Organización Mundial de la Salud revela que los países de ingresos bajos podrían aplicar un conjunto básico de estrategias para prevenir y tratar el cáncer, las cardiopatías, la diabetes sacarina y las neumopatías por tan solo US$ 1,20 por persona al año.

«Las enfermedades no transmisibles son la causa principal de muerte en el mundo, y cada año matan a más personas. Casi el 80% de estas defunciones se producen en los países de ingresos bajos y medios», dice el doctor Ala Alwan, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. «El problema con el que se enfrentan estos países es enorme, pero esta investigación demuestra que todos los gobiernos pueden adoptar medidas asequibles para luchar contra estas enfermedades.»

Una de las peores amenazas para el desarrollo económicos del mundo

Las repercusiones de las enfermedades no transmisibles rebasan el campo de la sanidad, pues tienen efectos socioeconómicos pasmosos. La inacción frente a esta amenaza mundial ya se ha cobrado un precio enorme que solo se incrementará con el paso del tiempo.

«Las enfermedades no transmisibles son una de las peores amenazas para el crecimiento y el desarrollo económicos del mundo. En los próximos 15 años, le costarán más de US$ 7 billones a los países de ingresos bajos y medios», afirmó hoy el señor Jean Pierre Rosso, Director Gerente del Foro Económico Mundial, al dar a conocer los resultados de un estudio del Foro y la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard. «Cuando una buena parte de la fuerza de trabajo enferma y muere en la edad productiva, las economías nacionales pierden miles de millones de dólares de producción. Y millones de familias son empujadas a la pobreza.»

Intervenciones de bajo costo

El estudio de la OMS tiene la finalidad de ayudar a los países de ingresos bajos y medios a reconocer intervenciones de bajo costo que puedan ayudar a atajar las enfermedades no transmisibles y reducir la carga económica que imponen. Las intervenciones tienen que ser muy rentables y se deben tener pruebas científicas sólidas de que previenen las enfermedades y salvan vidas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022