La hipertensión pulmonar | 19 SEP 11

Una afección pulmonar que se diagnostica tarde

Puede llevar a la necesidad de un trasplante, suele detectarse cuando está muy avanzada.

La hipertensión pulmonar suele ser detectada en estadios muy avanzados, cuando ya es poco lo que se puede hacer, coincidieron los especialistas que participaron del IV Simposio Latinoamericano de Hipertensión Pulmonar, que se realizó días atrás en la ciudad de Buenos Aires. Pero si bien aún no existe una cura para esta enfermedad, una detección precoz de los síntomas permite controlarlos, mejorando la calidad de vida del paciente y brindándole una mayor sobrevida.

La hipertensión pulmonar es una afección que se caracteriza por una presión anormalmente alta en las arterias de los pulmones. Esta genera una resistencia al flujo de sangre que debe pasar por ellas, lo que obliga al lado derecho del corazón a realizar un mayor esfuerzo para bombear la sangre hacia los pulmones, desde donde deberá volver cargada de oxígeno al lado izquierdo del corazón para luego ser bombeada hacia el resto del cuerpo.

Como resultado de esta mayor presión, el tejido de los pulmones se daña, haciendo que la respiración del paciente vaya cobrando progresivamente una mayor dificultad, lo que puede derivar en la necesidad de un trasplante de pulmón. Las paredes del corazón, por su parte, acaban engrosándose y el corazón mismo aumenta de tamaño, lo cual lo debilita y genera lo que se conoce como "falla cardiaca", de gran riesgo de vida para el paciente.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021