Obesidad y privación de sueño: dos epidemias contemporáneas | 01 SEP 11

Los niños que duermen poco pueden tener mayor riesgo de sobrepeso

La reciente epidemia de obesidad se ha acompañado de un crecimiento paralelo de la privación crónica de sueño.

AVC | Artículo valorado críticamente:
Carter PJ, Taylor BJ, Williams SM, Taylor RW. Longitudinal analysis of sleep in relation to BMI and body fat in children: the FLAME study. BMJ. 201;342:d2712. doi: 10.1136/bmj.d2712. D.O.I.: 10.1136/bmj.d2712.
Revisores: Juanes de Toledo B1, Ruiz-Canela Cáceres J2

1 Equipo de Atención Primaria El Espinillo. Área 11. Madrid. (España).
2CS Virgen de África. Sevilla (España).


Resumen Estructurado

Objetivo: determinar si la duración del sueño (DS) se asocia a diferencias en el índice de masa corporal (IMC) y a riesgo de sobrepeso en la infancia (RSI).
 
Diseño: estudio de cohortes.
 
Emplazamiento: hospitalario. Hospital universitario en Dunedin (Nueva Zelanda).
 
Población de estudio: niños que iban a cumplir tres años, procedentes de una cohorte de recién nacidos de la única maternidad de Dunedin, nacidos entre el 19 de julio de 2001 y el 19 de enero de 2002 y que viviesen en la ciudad. Se excluyeron los prematuros (< 37 semanas), partos múltiples, malformaciones congénitas mayores, enfermedad materna postnatal grave o que no fuesen a vivir en la localidad en los dos años siguientes. De los 413 sujetos elegibles, participaron 244 (44% niñas).
 
Evaluación del factor de riesgo: se midió la actividad física (AF) y la duración del sueño (DS) a los cuatro, a los cinco y a los seis años con un acelerómetro sujeto a la cintura durante cinco días consecutivos (incluido el fin de semana), junto con el registro realizado por los padres del tiempo que permanecía acostado, dormido y levantado.
 
Medición del resultado: se midieron anualmente las variables antropométricas y la composición corporal. Para las variables antropométricas se utilizó la doble medición de peso, talla y cálculo del IMC, calculando el score con los datos de referencia de Estados Unidos. Se consideró sobrepeso un IMC > percentil 85. La composición corporal se midió mediante bioimpedancia a los tres, a los cuatro y a los cinco años, añadiendo la densitometría radiológica dual entre los cinco y los siete años. Con los resultados obtenidos se calcularon el cociente de masa grasa (MG) y el cociente de masa magra (MM). Se registró la ingesta de alimentos (IA) (frutas, vegetales y alimentos no básicos), el tiempo de ver la televisión y los factores familiares (IMC parental, educación materna, peso al nacimiento y tabaquismo durante el embarazo) mediante cuestionarios específicos.
 
La asociación entre IMC y DS a los tres, a los cuatro y a los cinco años (IMC 3-5 y DS 2-5) se midió con un modelo mixto de efectos aleatorios (análisis transversal). La relación existente a los siete años entre el IMC, la MG y la MM, y el promedio de las mediciones de sueño a los tres y a los cinco años se midió mediante regresión múltiple (análisis longitudinal).
 
Resultados principales: a la edad de siete años continuaron en el estudio 202 niños (83%). No hubo diferencias en el IMC entre los que permanecieron en el mismo y los que lo abandonaron. El sobrepeso entre los tres y los siete años disminuyó del 40 al 28% en niñas y del 42 al 22% en niños. La DS 3-5 media fue de 11 horas/día en las tres edades.
 
El IMC a los 3-5 años, descrito como diferencia en el IMC (dIMC), se asoció sobre todo con ser descendiente maorí (dIMC: 1,22; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0,72 a 1,73) y con el tabaquismo materno durante el embarazo (dIMC: 0,89; IC 95%: 0,50 a 1,28). Cada hora adicional de sueño se asoció con una dIMC de 0,38 (IC 95%: 0,07 a 0,70). Sin embargo, al ajustar por AF e ingesta, la reduccion no fue significativa (dIMC: –0,25; IC 95%: –0,56 a 0,06).
 
A la edad de siete años, y tras ajustar por factores de confusión, cada hora adicional de DS 3-5 se asoció a una reducción del IMC de –0,48 (IC 95%: –0,96 a 0, 01). También se redujo el riesgo de tener sobrepeso en –0,39 (IC 95%: –0,72 a –0,06). Estas diferencias se deben a una reducción del índice de MG de –0,43 (IC 95%: –0,82 a –0,03) más que a la reducción de la MM de –0,21 (IC 95%: –0,41 a –0,00). La existencia o no de siesta adicional durante el día no influyó en los resultados. El ajuste por ingesta y antecedentes familiares debilitó la relación entre DS 3-5 e IMC 7.
 
Conclusión: los niños que no duermen suficiente tienen un mayor riesgo de sobrepeso, fundamentalmente a expensas de la acumulación de MG.
 
Conflicto de intereses: no existe. Financiación: financiado por la Universidad de Otago, la Child Health Research Foundation, la New Zealand Heart Foundation y el Dean´s Bequest-AAW Jones Trust, que en ningún momento participaron en el estudio.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021