Demandas y juicios | 12 SEP 11

Riesgo de mala praxis según las especialidades en EE.UU

La probabilidad de juicios por mala praxis y el monto de las indemnizaciones a pagar son muy variables según las especialidades. Los comentarios de destacados expertos locales.
Autor/a: Dres. Jena AB, Seabury S, Lakdawalla D, Chandra A. N Engl J Med 2011;365:629-36.
Prof. Dr. Andrés Mega

Andrés Mega
Médico Psiquiatra y Legista
Docente Adscripto de Medicina Legal, UBA
Psiquiatra Forense CSJN

 

Desde mi ingreso al mundo de la Medicina Legal, y luego al Cuerpo Médico Forense, tomé contacto casi inmediato con dos percepciones de actitud médica en el campo de lo Médico Legal: 1) La mayor parte de los médicos no quieren saber nada con los temas legales, aún a sabiendas que regulan la actividad que hacen a diario 2) Es más, tienen miedo, rechazo, negación, desprecio y todo sinónimo que Ud. quiera poner por los temas legales.

Esta actitud es tan generalizada como difícil de entender, y pienso que tiene su base en prejuicios tan desafortunados como "Yo atiendo pacientes, no quiero ser abogado" y otras comentarios similares. Ahora bien, querer desconocer desde la práctica profesional, el hecho de que en el mundo en que vivimos han cambiado dramáticamente los paradigmas, y que el paternalismo médico está muerto y enterrado, es poco más o menos como el suicidio profesional. Esto que digo, se ratifica plenamente en los gráficos que acompañan estas líneas, sobre cómo se han incrementado las demandas contra médicos en solamente 30 años de vida de la Argentina, en uno de ellos, y el otro, que compara en Estados Unidos los muertos por errores médicos contra los fallecidos por otras circunstancias. Me gustaría encontrar alguna otra actividad en el mundo que haya recibido tal espectacular aumento de juicios, pero mucho me temo que no la hay. Y la culpa no la tienen los abogados, como ingenuamente declaman algunos colegas, porque ellos hacen su trabajo, que es demandar para ganar su sustento, aunque no haya mucho fundamento para el mismo, como también lo reflejan las bajísimas condenas a los profesionales de la salud. Cómo razonablemente se podría explicar esto? Bueno, primero, hagamos un mea culpa, no la traslademos ni a los pacientes ingratos, ni a los voraces abogados. Somos nosotros los médicos que trabajamos, a veces, propiciando nuestra propia demanda. Qué podría yo decir, después de tanto años de contacto con el tema? Bueno, que cuando hay un juicio contra un médico, es porque éste no cuidó la relación médico paciente, y este paciente, disgustado, va y es captado por el abogado, que promueve la demanda. Una demanda que sólo llevará a la condena al 5% de los casos, pero en el 100% de ellos, el médico demandado perderá dinero, salud, sentirá verguenza, haber sido traicionado y especialmente, sentirá pocas ganas de ejercer, y adoptará una clásica actitud de medicina defensiva, confiando menos en su criterio, y más en infinitos estudios innecesarios para confirmar solamente lo que ya sabe. Este proceso dura desde que el médico se entera de la demanda, y hasta seis años o más. Una verdadera condena. Irónicamente, algunos médicos han fallecido y han sido absueltos, terminado el proceso luego de muertos. Increíblemente, con esta realidad a la vista, todavía hay colegas que utilizan la técnica del avestruz, negándose a verla, y son de hecho los más vulnerables a sufrirla.

La realidad ha cambiado, nos guste o no. Adaptarse a ella es para empezar, revalorizar la relación médico paciente sobre una base societaria, no paternalista decimonónica. En segundo lugar, documentos como un consentimiento informado al inicio de cualquier tratamiento, y llevar una correcta historia clìnica, detallada y precisa, donde sea que uno trabaje, no pueden faltar. Y finalmente, el trabajo basado en la MBE y la información al consultante, son imprescindibles. Es preciso cambiar la cultura médica para que no suframos tantas demandas, y tener un conocimiento básico de esos temas legales, de los derechos de los pacientes y de los médicos, que ayuden a una medicina mejor, sin ignorancia ni temores. Hay dos frases que siempre recuerdo, una que dice "Tus pacientes no se preocupan tanto de lo que sabés, hasta que saben cuanto vos te preocupás" y el otro, del Evangelio según San Juan, mencionado por mi amigo Robert Simon, "Conocerás la Verdad, y la Verdad os Hará Libres". Deseo que todos los lectores tengan un feliz ejercicio profesional, porque, más allá de esto, tenemos la mejor profesión del mundo

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022