Hemoangioma Infantil | 22 AGO 11

Propanolol para el tratamiento de hemangiomas ulcerados

La ulceración es la complicación más común de los hemangiomas infantiles (HI). Puede ocasionar dolor, infección, sangrado, cicatrices e interferir con el sueño o la alimentación, lo que puede afectar severamente la calidad de vida del niño y su familia.
Autor/a: Melanie Saint-Jean, Christine L_eaut_e-Labr_eze, Juliette Mazereeuw-Hautier, Nathalie Bodak, y col. J Am Acad Dermatol 2011;64:827-32.

El tratamiento de los HI ulcerados incluyen analgesia, cuidado de la herida, antibióticos, si se requieren por infección secundaria.  Otras modalidades terapéuticas incluyen corticoides sistémicos, corticoides intralesionales, terapia con dye-láser pulsado, interferón alfa y vincristina. La curación completa puede llevar casi 3 meses con cualquier régimen de tratamiento.

Aunque el propanolol es ampliamente usado para tratar hemangiomas infantiles severos, no ha sido evaluado específicamente para hemangiomas infantiles ulcerados. El objetivo de éste estudio observacional fue describir la respuesta terapéutica, tolerancia y seguridad del propanolol en una población de infantes con hemangiomas infantiles ulcerados.

Se condujo un estudio nacional observacional retrospectivo desde enero del 2008 a setiembre del 2009.

Los criterios de inclusión eran: 1) hemangiomas infantiles ulcerados, 2) mayores de 1 mes de edad, 3) que recibieron tratamiento con propanolol por la ulceración, 4) periodo de seguimiento mayor a 2 meses.

Se recolectaban los siguientes datos: edad, sexo, edad gestacional al nacer, localización del hemangioma, tipo clínico de hemangioma, profundidad de la ulceración, complicaciones de la ulceración, tratamiento antes de iniciar propanolol y detalles sobre la administración de propanolol, incluyendo edad al inicio del propanolol, duración previa de la ulceración, dosis y duración del tratamiento, tratamientos concomitantes, beneficios terapéuticos, eventos adversos, y duración del seguimiento.

Los tipos clínicos de HI se definían como 1 superficiales: brillante, rojo, “frutilla”; 2 profundos: azulado o color piel normal; 3 mixtos: características clínicas de HI superficiales y profundos y 4 segmentarios: porción de un segmento o metámera.

Se define a la ulceración como la ruptura de la integridad de la piel suprayacente al hemangioma de 1 semana o más de evolución. La ulceración superficial se definía como erosión superficial, mientras que la ulceración profunda consistía en tejido de granulación con bordes elevados. La presencia de costras no se incluía en la definición de ulceración profunda, se consideró sólo el defecto cutáneo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021