Las conexiones neuronales | 31 MAY 11

La diferencia entre el estado vegetativo y el de mínima conciencia

Un estudio europeo, publicado en la revista Science, revela que la diferencia entre los pacientes en estado vegetativo y los que se encuentran en estado de mínima conciencia radica en las conexiones ‘hacia atrás’ entre las capas neuronales.

Estas conexiones, que transmiten los datos sensoriales del córtex frontal al temporal, son interrumpidas en los primeros pacientes y se mantienen en los segundos.

En los pacientes en estado vegetativo, las conexiones ‘hacia atrás’ entre las capas neuronales son interrumpidas.

“El diagnóstico clínico para determinar si un paciente se encuentra en estado vegetativo o en estado de conciencia mínima es, hoy en día, muy difícil; este estudio ayuda a entender las bases biológica y neuronal de los estados de conciencia e inconsciencia del ser humano”, explica a SINC Marta Garrido, una de las autoras del estudio e investigadora del Centro Wellcome Trust para la Neuroimagen de Londres (Reino Unido).

Los científicos han analizado muestras de 22 personas sanas, 13 pacientes en estado de conciencia mínima y ocho pacientes en estado vegetativo. Los resultados, publicados en la revista Science, indican que, en los pacientes en estado vegetativo, las conexiones ‘hacia atrás’ entre las capas neuronales son interrumpidas, mientras que en las personas de los dos otros grupos se mantienen.

“Estas conexiones –conocidas también como ‘procesos de arriba hacia abajo’– unen el córtex frontal con el córtex temporal, que se encuentra en la parte posterior del cerebro y es responsable de procesar la información más básica que nos llega a través de los sentidos, como el oído o la vista”, indica Garrido. El córtex frontal, en cambio, está implicado en procesos cognitivos más elaborados, como la imaginación y la atención, y puede cambiar el modo en que percibimos los estímulos sensoriales.

“La forma de registrar la información de un texto depende de la atención con la que lo leemos; este efecto es un ejemplo de un proceso ‘de arriba hacia abajo’ que implica conexiones ‘hacia atrás’”, expone la investigadora. Y añade: “Los procesos más sencillos, como la visión, no se limitan solo a áreas primarias, sino que implican una red de áreas cerebrales que incluyen las áreas frontales”.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022