Riesgo de neurotoxicidad? | 10 ENE 11

Ivermectina oral para el tratamiento de pediculosis capitis

El objetivo de éste estudio fue determinar la seguridad y eficacia de la ivermectina en una cohorte de niños con pediculosis capitis.
Autor/a: Dres. Mahreen Ameen,, Roberto Arenas,Janeth Villanueva-Reyes,Julieta Ruiz-Esmenjaud, Daniel Millar, Francisca Domínguez-Dueñas, Alexandra Haddad-Angulo,y Mauricio Rodríguez-Alvarez. Pediatr Infect Dis J 2010;29: 991–993.

El tratamiento de la pediculosis capitis ha consistido convencionalmente en la aplicación de insecticidas, algunas veces combinados con la remoción mecánica de liendres peinando el cabello mojado.  Se han usado comúnmente lindano, permetrina, piretrinas y malatión.  Tienen eficacia variable y riesgo de toxicidad y problemas significativos de resistencia y resistencia cruzada, lo que contribuye al incremento de incidencia de pediculosis capitis en países desarrollados y no desarrollados.  Existen agentes no neurotóxicos tópicos disponibles como el isopropilo miristato al 50%, que actúa disecando el exoesqueleto del piojo y loción benzil alcohol al 5% que asfixia al piojo.  Es poco probable que los mecanismos de acción mecánicos desarrollen resistencia. 

Las terapias tópicas están asociadas con falta de compliance, falla del tratamiento en caso de infestación severa, e intolerancia del tratamiento cuando la piel está severamente escoriada.  Esto llevó a la ivermectina a testearse tópicamente y sistémicamente para el tratamiento de pediculosis capitis y de piojos en el cuerpo.  La ivermectina (22, 23-dihidroavermectin) es un análogo semisintético de la ivermectina B1, que se aisló del Streptomyces avermitilis.  Es un potente antihelmíntico efectivo y seguro contra helmintos intestinales como oncocerciasis, bancroftian filariasis, y otras infestaciones ectoparasitarias cutáneas como casos severos de escabiosis, larva migrans cutánea, miasis.  Actúa al unirse selectivamente uniendo a un canal de cloro abierto por glutamato que se encuentra en los nervios de los invertebrados y en las células musculares, ocasionando el movimiento libre del cloro, que causa parálisis y muerte de los parásitos.  Hubo preocupación sobre neurotoxicidad potencial, pero dada a dosis normales no atraviesa la barrera hematoencefálica de los humanos.

El objetivo de éste estudio fue determinar la seguridad y eficacia de la ivermectina en una cohorte de niños con pediculosis capitis.  Se eligió ivermectina para tratar éstos pacientes debido a que tenían acceso limitado al agua corriente, haciendo difícil el uso de pediculicidas tópicos.

Este fue un estudio prospectivo de niños de 2 poblaciones rurales de Mazahua una zona indígena del estado de México.  Se reclutaron pacientes con peso corporal mayor a 15 kg entre 6 y 15 años.  Los criterios de inclusión eran no haber recibido tratamiento previo para pediculosis capitis en el mes previo, y no utilizar ninguna medicación que pudiera interactuar con la ivermectina.

Se diagnosticaba pediculosis capitis del exámen de cuero cabelludo cuando existían parásitos adultos vivos de Pediculus humanus, o piojos viables.

Los piojos viables eran opalescentes, blancos y ubicados generalmente a medio centímetro del cuero cabelludo.  Se determinaba la cantidad de parásitos adutos y piojos antes de comenzar el tratamiento y en cada visita sucesiva, y se graduaba como pocos (menos de 5), moderados (5-10) o abundantes (más de 10).  La intensidad del prurito y la extensión de las escoriaciones se graduaban como (leves, moderadas, y severas).  Los niños con un diagnóstico confirmado de pediculosis capitis eran tratados con ivermectina, 3-mg en tabletas en una dosis aproximada de 200 ug/kg de peso.

Se realizaba un seguimiento 1 a 2 semanas luego de comenzar el tratamiento.  Se le administraba una dosis más de ivermectina a los niños que todavía tenían infestación activa a la semana 2.  El criterio para infestación activa era la presencia de liendres o piojos viables y prurito.  Se registraba en cada visita la evolución clínica, datos demográficos, como así también los posibles efectos adversos de la ivermectina. Se incluyeron 46 pacientes, pero 2 se excluyeron por falta de compliance ya que no retornaron a las visitas de seguimiento.  La mayoría de los pacientes eran femeninos (67%, n 28), con una edad media de 9.8 años y peso medio de 26.4 Kg.  Sólo 40 (32%) pudieron reportar el periodo de evolución de la pediculosis capitis, con un promedio de 6 meses de duración (rango 1-12 meses).  Todas las pacientes femeninas tenían cabello largo, y los niños cabello corto.  No se encontró diferencias en las pediculosis con respecto a género, peso o altura.  En la visita inicial todos los pacientes presentaban prurito (tabla 1) y al exámen el 41% (n 18) tenían escoriaciones localizadas en cuero cabelludo y parte posterior de cuello.  Los 44 niños tenían liendres, la mayoría (93%, n 41) en cantidad moderada o abundante (tabla 2), y 14 niños (31.8%) tenían piojos adultos vivos.  En la segunda visita, 1 semana luego del tratamiento con una dosis simple de ivermectina, los piojos adultos se habían erradicado en todos los niños.  Las liendres persistían en 40 (90.1%) niños, aunque había una reducción en la densidad de liendres y la mayoría eran no viables.  Se administró una segunda dosis de ivermectina a 18 (41%) niños que tenían liendres moderadas a abundantes, algunas de las cuáles eran viables.  En la tercera y última visita, las liendres estaban presentes en 30 (68.2%) niños, pero la mayoría de ellos (27/30) tenían sólo pocas liendres.  A la inspección eran liendres no viables.

En la segunda y tercera visita, 12 (27.3%) niños presentaban prurito persistente, pero la intensidad del prurito había disminuido (tabla 1).  Las escoriaciones habían mejorado considerablemente en la segunda visita, presentándolas sólo 2 niños (4.5%), y resolvieron en todos los niños a la tercera visita.  El tratamiento fue muy bien tolerado y no se reportó ningún efecto adverso.  Un niño reportó la expulsión de helmintos en heces luego de la segunda dosis de medicación.

Tabla 1.  Intensidad del prurito.

Visitas  Niños con prurito
  Negativo  Leve  Moderado  Severo  Total
Primera  2 (4.5)  17 (38.6) 25 (56.8) 44
Segunda 32 (72.7) 9 (20.5)  2 (4.5)  1 (2.3) 44
Tercera  32 (72.7)  9 (20.5) 2 (4.5) 1 (2.3) 44

Tabla 2.  Presencia de escoriaciones.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022