El ambiente es la clave | 13 OCT 10

Investigadores descubren una variedad de genes de la obesidad

Sin embargo, los expertos subrayan que el ambiente y el estilo de vida siguen teniendo papeles claves.

Científicos encontraron genes que parecen desempeñar un papel en la propensión a la obesidad.

Se informa sobre los hallazgos en dos nuevos estudios que aparecen en la edición en línea del 10 de octubre de Nature Genetics.

En un informe, los investigadores informan que han identificado 18 variantes genéticas relacionadas con la obesidad y confirman la implicación de otros 14. En un segundo informe, el mismo grupo de investigadores señala que han identificado 13 variantes genéticas que parecen dirigir la grasa al vientre o a los muslos.

"Hemos dado un gran paso adelante en la identificación de nuevas variantes genéticas que contribuyen a la susceptibilidad a la obesidad y al almacenamiento de más grasa en la cadera o en la cintura", apuntó la investigadora Ruth Loos, líder del grupo del Programa de Etiología Genética de la Obesidad de la Unidad de Epidemiología del MRC del Instituto de Ciencias del Metabolismo de Cambridge, Reino Unido.

Loos advirtió que estos genes no se pueden usar para predecir si un individuo se volverá o no obeso. En estos momentos, han identificado genes relacionados con la obesidad, pero aún no se sabe cómo actúan exactamente estos genes para desarrollar una vulnerabilidad a la obesidad, agregó.

"Pero si conocemos la biología, quizá podamos inventar una estrategia preventiva más efectiva. Quizá podemos identificar proteínas a las que podemos dirigir medicamentos", señaló Loos. "Tardaremos unos cuantos años antes de que estos nuevos descubrimientos se traduzcan en nuevas intervenciones".

Además, portar estas variantes genéticas no quiere decir que un individuo vaya a ser obeso definitivamente. "La predicción no es mucho mejor que sólo lanzar una moneda al aire", señaló Loos.

Para el primer estudio, Loos y colegas analizaron los datos de 46 estudios genéticos que habían identificado genes asociados con el índice de masa corporal (o IMC, una medida que toma en cuenta la estatura y el peso). En conjunto, en estos estudios participaron 123,865 personas.

En este metaanálisis, que es una revisión de estudios publicados previamente, el grupo de Loos fue capaz de encontrar 18 nuevas regiones genómicas asociadas con el IMC y confirmar 14 regiones que habían sido identificadas antes.

Loos apuntó que entre más variantes genéticas tenga una persona, más susceptible será a la obesidad. Estas variantes se pueden heredar tanto de la madre como del padre, de modo que una persona puede tener hasta 64 variantes, explicó.

Una persona promedio tiene alrededor de 28 a 32 de estas variantes; casi el 2 por ciento de la población porta más de 34 variantes y el 2 por ciento de la población porta menos de 21, agregó Loos.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023