Los peligros de dormir mal | 06 SEP 10

Menos sueño, más riesgo de obesidad y menos sobrevida

"Una corta duración del sueño puede incrementar el riesgo de obesidad".

Cristina G. Lucio | Madrid

Los bostezos continuos y la falta de atención en clase no son las únicas consecuencias de la falta de sueño en la adolescencia. Dormir menos de ocho horas al día también puede influir de forma considerable en las posibilidades de acumular kilos de más, según los resultados de una reciente investigación.

Sus datos, que se publican esta semana en la revista 'Sleep', muestran que los jóvenes que descansan menos de lo necesario consumen más cantidad de productos ricos en grasas y 'snacks' que el resto de sus compañeros.

Los autores de este trabajo, investigadores de la Universidad de Case Western Reserve (Cleveland, EEUU), realizaron un seguimiento a 240 adolescentes cuyas edades oscilaban entre los 16 y los 19 años.

Además de un análisis de sus hábitos alimentarios –realizado mediante de un exhaustivo cuestionario que repasaba todo lo consumido en las 24 horas anteriores-, también midieron las horas de sueño de cada participante a través de un dispositivo capaz de captar los movimientos colocado en su muñeca.

Los resultados de su trabajo pusieron de manifiesto que "comparados con quienes dormían más de ocho horas, los jóvenes con carencias de sueño consumían una mayor proporción de productos ricos en grasas y una menor proporción de calorías procedentes de carbohidratos", tal y como explican los investigadores en su trabajo.

Además, los más noctámbulos también tomaban una mayor proporción de aperitivos y 'snacks' que el resto.

"Una corta duración del sueño puede incrementar el riesgo de obesidad al producir pequeños cambios en los patrones alimenticios que alteran el balance energético", comentan los autores, quienes subrayan que esta relación resultó ser mucho más fuerte entre las chicas.

Aunque no han podido establecer los mecanismos que explican esta asociación, los investigadores sugieren que, además de proporcionar más oportunidades para asaltar la nevera, la falta de sueño puede alterar la función metabólica, provocar mayor sensación de estrés o reducir la energía y las ganas de practicar ejercicio.

"Es fundamental establecer pautas adecuadas de sueño y alimentación desde la niñez porque llevar una vida desorganizada en este sentido afecta al funcionamiento del organismo y, en personas predispuestas genéticamente, puede conducir al sobrepeso", apunta Cristina Azcona, especialista en Endocrinología Pediátrica de la Clínica Universidad de Navarra.


No dormir, tal vez no vivir... tanto
Un estudio halla que los hombres que sufren de insomnio son más propensos a morir antes

Medlineplus

Dormir menos de lo debido podría reducir sus años de vida si es hombre.

Es el planteamiento de un nuevo estudio que encontró que los hombres que tienen insomnio o duermen por periodos cortos de tiempo son más propensos a morir en un intervalo de 14 años.

"El insomnio tiene efectos secundarios potencialmente muy graves", dijo el investigador del sueño y coautor del estudio Edward Bixler. "Es necesario tratarlo y se requieren más esfuerzos para encontrar mejores tratamientos".

Las mujeres que sufren de insomnio podrían tener el mismo destino, pero los investigadores sólo les dieron seguimiento durante diez años y no notaron ninguna diferencia significativa en las tasas de mortalidad.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022