Puzzles y crucigramas | 06 SEP 10

Ejercitar la mente retrasa la demencia, pero no evita la enfermedad

"Observamos un declive más rápido en las personas que habían tenido un estilo de vida más activo mentalmente".

Laura Tardón | Madrid

Todas las investigaciones apuntan en el mismo sentido. Actividades tan entretenidas como completar puzzles, hacer crucigramas, leer y escuchar la radio pueden retrasar los primeros signos de demencia. Un nuevo estudio publicado en 'Neurology' ha descubierto un sorprendente dato. Según sus conclusiones, en estos casos en los que la demencia se presenta más tarde, su progresión parece ser más rápida.

Como explica el principal autor de este trabajo, Robert Wilson, "nuestros resultados sugieren que el beneficio de retrasar los signos del declive cognitivo podría suponer una evolución más rápida de la demencia en años posteriores, pero la cuestión es saber por qué sucede esto".

Según argumentan los expertos a lo largo del artículo, las actividades que estimulan la mente pueden proteger y retrasar el deterioro cognitivo, pero no evitan las lesiones neurodegenerativas asociadas con la demencia. Es decir, consiguen que aumente la capacidad del cerebro para funcionar con relativa normalidad, a pesar de los daños cerebrales que se van produciendo. Esto ocurre hasta que se diagnostica la demencia. A partir de este momento, "observamos un declive más rápido en las personas que habían tenido un estilo de vida más activo mentalmente".

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021