Como tratamiento de la hipertensión arterial | 17 AGO 10

Muchos pacientes se niegan al chocolate como medicina

Un estudio encontró que la gente prefería las pastillas a los dulces ricos en antioxidantes para disminuir la presión arterial.

Suena como una fabulosa receta, pero un nuevo estudio encuentra que muchos pacientes cardiacos no están muy conformes con tomar chocolate como medicina.

Investigadores australianos descubrieron que los pacientes preferían con más frecuencia tomar pastillas aburridas en lugar de chocolate rico en antioxidantes para ayudar a controlar su presión arterial.

"Cincuenta gramos de chocolate negro [alrededor de una barra de chocolate de tamaño medio] que contiene 70 por ciento de cacao al día era menos aceptable que una pastilla de extracto de tomate o placebo", señaló Karin Ried, coautora de una carta que aparece en la edición del 12 de agosto de BMJ.

Por lo tanto, debido a que los pacientes no siguieron el régimen, "podría no ser práctico recomendar el chocolate como tratamiento a largo plazo para la presión arterial", agregó. "Sin embargo, comer chocolate de vez en cuando o de manera regular puede tener propiedades beneficiosas para la salud".

Varios ensayos clínicos han encontrado que los antioxidantes del chocolate negro pueden ayudar a reducir la presión arterial, incluido uno que encontró que hasta 30 calorías de chocolate al día podría ayudar (un poco más que un Kiss de Hershey).

"Sabemos que los flavonoides y los polifenoles [ambos antioxidantes] han sido capaces de disminuir la presión arterial, por lo que hemos dicho que tener un cuadrado de chocolate que contenga 70 por ciento de cacao [podría ser parte] de una dieta saludable", dijo la Dra. Suzanne Steinbaum , cardióloga de prevención del Hospital Lenox Hill en Nueva York.

En el nuevo ensayo, publicado originalmente en 2009, Ried y colegas asignaron al azar a 36 personas para que recibieran 50 miligramos de chocolate negro "comercialmente disponible" (70 por ciento de cacao y 750 miligramos de polifenoles), una cápsula de extracto de tomate (con 15 miligramos del antioxidante licopeno) o un placebo diario durante ocho semanas.

El extracto de tomate contenía niveles de antioxidantes "equivalentes a cuatro o cinco tomates de tamaño mediano", dijo Ried, mientras que las cápsulas de placebo "contenían principalmente aceite de soja".

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023