La verdad y otras mentiras | 09 AGO 10

Diatriba furiosa contra los cazadores de papelitos.

Certifícame.
14
21
Autor: Daniel Flichtentrei Fuente: IntraMed 

"Rockeros bonitos, educaditos,
con grandes gastos, educaditos"

J.C. Solari


Cada vez que la primera pregunta que hace un alumno al inscribirse a un curso se refiere al CERTIFICADO una manada de ciervitos bebés muere en algún lugar del mundo.

Hay algunas adicciones de las que nadie habla. Manías, compulsiones, circuitos que reverberan en conductas que se repiten sin control. Pero no sólo porque no podemos detenerlas sino porque las encontramos justificadas, lógicas, naturales. Yo las padezco casi todas, pero hay una de la que estoy a salvo. Claro, ustedes me llenarán de comentarios que me desmientan, de razones que las expliquen, de argumentos que las sostengan. Pero a mí no me importa nada. Afirmo que estamos rodeados de adictos a las constancias y a los certificados. Personas, por lo demás encantadoras, que sucumben a la fascinación de los papelitos. A la recompensa inútil de obtener un documento que les diga que han hecho lo que ya saben que hicieron. No me digan que lo que buscan es que la papeleta les diga eso a los demás y no a ellos. Es mentira. Necesitan que 588 centímetros cuadrados de una cartulina berreta se los diga a sí mismos. Con el paso del tiempo el dichoso papelito pierde su función metafórica para convertirse en la cosa en sí. Ya no evoca nada más que a sí mismo. Pobrecitos, confunden el dedo que señala a la cosas con la cosa señalada por el dedo.

El logro es el certificado y no lo que él certifica. Un malentendido que a fuerza de repetirse ya no sorprende a nadie. Un signo transformado en significado. Los adictos circulan por aulas reales y virtuales. Antes de leer el programa –algo que tal vez nunca hagan- preguntan de qué modo se dejará constancia de su paso por esos lugares. Quieren ver sus huellas antes de caminar. No se les ocurre que el mejor certificado de lo aprendido es la aplicación del conocimiento del que se han apropiado. No le encuentran más objetivo al esfuerzo por aprender que el de recibir un documento que diga que lo hicieron. No conocen la satisfacción por el esfuerzo y la superación personal. A menos, claro, que eso pueda colgarse de la pared.

Sobran las excusas. Todas falsas, todas menores, todas miserables. El cazador de papelitos termina por mentir, por engañar a quien sea con tal de llevarse a casa su trofeo. Llenan las paredes con cuadritos vulgares que dicen quienes son. Lo que no comprenden, lo que no podrían entender es que en verdad dicen quienes son. Que los desenmascaran y los delatan. Que dicen que son uno tipos ligeros y superficiales que necesitan el espejo de la madrastra de Cenicienta: “dime espejito, ¿quién es la más hermosa de este reino?”.

Antes me daban lástima. Ahora me enfurecen. Encienden lo peor de mí. Los desprecio. Son obesos de currículum y desnutridos de valores. Pobrecitos, caminan cargando sus carpetas tan pesadas y sus cabezas tan vacías. Necesitan que los documentos hablen por ellos porque no tienen nada que decir. Suponen que kilos de basura de papel hablarán por ellos.

Nunca entendieron que lo que importa no es lo que se afirma haber aprendido sino lo que uno es capaz de hacer con ello. Son figuritas del star system académico. Amurallados detrás de sus antecedentes se esconden como pigmeos, pequeños y balbuceantes. Desamparados como animalitos desnudos e indefensos.

Visten un traje de palabras que no dicen nada. Muestran un empeño y una dedicación a la hora del trámite que nunca exhibieron en el momento de estudiar. Son obedientes y triviales. No terminan de dictar su conferencia que ya buscan desesperados a la secretaria. Aún no aprueban sus exámenes cuando inician las gestiones. Quieren pruebas. Pero falsas, Tienen sueños lúbricos de burócratas del conocimiento. Se excitan con los diplomas. Están ebrios de títulos. Bailan detrás de los funcionarios como marineros detrás de las meretrices.

Propongo que no haya más prueba de lo que uno sabe que lo que uno hace. Que se quemen en piras funerarias las papeletas en todas las esquinas. Que no haya más curriculum que tu propia historia, ni más documento que los hechos.

Propongo un banquete académico donde se sirvan diplomas cocidos en una salsa ácida hecha de mentiras y fanfarronadas. Que a los adictos se les sirvan porciones monstruosas y que se las coman hasta el vómito.

Propongo que los cursos no emitan certificados. Que los certificados no certifiquen nada. Que acumularlos deje constancia de la banalidad de la existencia y que exhibirlos sea un diagnóstico de la estupidez en su forma clínica más severa.

Ahora sí, acá tienen mi cabeza para descargar su ira. Llénenme de excusas y de razones: que las instituciones los exigen, que sin ellos no se puede progresar. No hablo de lo que los papelitos significan para los burócratas, me refiero a lo que significan para ustedes mismos. Péguenme, pero no les pienso dar ningún certificado por hacerlo.


 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: