La verdad y otras mentiras | 09 AGO 10

Diatriba furiosa contra los cazadores de papelitos.

Certifícame.
14
21
Autor/a: Daniel Flichtentrei Fuente: IntraMed 

"Rockeros bonitos, educaditos,
con grandes gastos, educaditos"

J.C. Solari


Cada vez que la primera pregunta que hace un alumno al inscribirse a un curso se refiere al CERTIFICADO una manada de ciervitos bebés muere en algún lugar del mundo.

Hay algunas adicciones de las que nadie habla. Manías, compulsiones, circuitos que reverberan en conductas que se repiten sin control. Pero no sólo porque no podemos detenerlas sino porque las encontramos justificadas, lógicas, naturales. Yo las padezco casi todas, pero hay una de la que estoy a salvo. Claro, ustedes me llenarán de comentarios que me desmientan, de razones que las expliquen, de argumentos que las sostengan. Pero a mí no me importa nada. Afirmo que estamos rodeados de adictos a las constancias y a los certificados. Personas, por lo demás encantadoras, que sucumben a la fascinación de los papelitos. A la recompensa inútil de obtener un documento que les diga que han hecho lo que ya saben que hicieron. No me digan que lo que buscan es que la papeleta les diga eso a los demás y no a ellos. Es mentira. Necesitan que 588 centímetros cuadrados de una cartulina berreta se los diga a sí mismos. Con el paso del tiempo el dichoso papelito pierde su función metafórica para convertirse en la cosa en sí. Ya no evoca nada más que a sí mismo. Pobrecitos, confunden el dedo que señala a la cosas con la cosa señalada por el dedo.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021