Prevención | 04 OCT 10

Las estatinas evitan la enfermedad cardiovascular en la mujer posmenopáusica

Existen resultados que avalan la prescripción precoz de estatinas en las mujeres mayores de 60 años con proteína C reactiva elevada y niveles normales de colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad para evitar futuros eventos cardiovasculare
Autor/a: Dres. Duvernoy C, Blumenthal R Fuente: SIIC Circulation 121(9):1063-10650, Mar 2010

En el contexto del estudio Justification for the Use of statins in Prevention: an Intervention Trial Evaluating Rosuvastatin (JUPITER), Mora y col. demostraron recientemente por primera vez que las estatinas son eficaces para la prevención primaria de los eventos cardiovasculares en la mujer.

Estos autores examinaron la evolución de los pacientes incluidos en ese estudio en forma específica por sexo. Se incluyeron 6 801 mujeres > 60 años y 11 001 hombres > 50 años sin antecedentes de enfermedad coronaria, diabetes o accidente cerebrovascular y con valores de colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad (LDLc) < 130 mg/dl y de proteína C reactiva ultrasensible (PCRus) > de 2.0 mg/l. Los participantes fueron asignados en forma aleatoria a recibir rosuvastatina en dosis de 20 mg por día o placebo y seguidos durante sólo 2 años (mediana), debido al claro beneficio demostrado tempranamente en la población total. Los resultados del subanálisis que realizaron Mora y col. indican una reducción del riesgo relativo (RR) estadísticamente significativa para la prevención primaria del infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, la internación por angina de pecho inestable, la revascularización arterial o la mortalidad cardiovascular en las mujeres, que fue similar a la observada en los hombres (hazard ratio: 0.54, p = 0.002 y 0.58, p < 0.001, respectivamente).

Los investigadores citados también incluyeron en su publicación un metanálisis que abarcó 5 estudios sobre prevención primaria con estatinas en los que se informaron los resultados discriminados por sexo. El número total de mujeres evaluadas en los 3 estudios exclusivamente diseñados para analizar las estatinas en la prevención primaria de eventos cardiovasculares fue de 13 154, y la reducción sumaria en el RR de eventos cardiovasculares fue de 0.63 (intervalo de confianza del 95%: 0.49-0.82, p < 0.001).

Los autores de esta reseña se preguntan por qué el estudio JUPITER, a diferencia de trabajos anteriores y análisis agrupados, mostró una reducción estadísticamente significativa en el riesgo de eventos cardiovasculares en las mujeres. Al respecto, señalan que si bien la explicación más obvia es el importante número de pacientes incluidas en esta ocasión, que en conjunto duplicó al que había sido evaluado en estudios previos (MEGA y AFCAPS/TexCAPS), otros aspectos también pueden considerarse relevantes.

Así, por ejemplo, los estudios previos incluyeron mujeres de menor edad, lo cual pudo disminuir el poder estadístico para demostrar un beneficio. Otras cifras muy importantes se vinculan con la magnitud de los descensos del LDLc: en el estudio JUPITER, éste se redujo en un 47%, con lo que alcanzó a los 12 meses un valor de mediana de 55 mg/dl, mientras que en los estudios MEGA y AFCAPS/TexCAPS, los valores alcanzados fueron 123 mg/dl y 116 mg/dl, respectivamente. Estos resultados avalan la hipótesis actual de que el grado de descenso del LDLc es un aspecto esencial para el beneficio asociado con el tratamiento con estatinas. Asimismo, el mayor impacto clínico observado en el estudio JUPITER puede ser el resultado de diferencias mucho mayores en la reducción del LDLc entre el grupo que recibió tratamiento activo y el grupo placebo.

Otra pregunta que se hacen los expertos es si se deben ofrecer a todas las mujeres estatinas de alta potencia para reducir el LDLc casi en un 50%. El número necesario de pacientes a tratar (NNT) a 5 años para evaluar el papel de las estatinas en la prevención primaria en el estudio JUPITER fue de 25 para el criterio principal de valoración y de 20 para el criterio principal de valoración más mortalidad. Cuando se consideró como criterio de valoración el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, los tratamientos de revascularización o la mortalidad, el NNT fue de 17 para los hombres y de 31 para las mujeres. Estas cifras resultan favorables si se las compara con los NNT de otros tratamientos cardiovasculares. Por supuesto, el tratamiento puede ser aún más focalizado. En los pacientes con antecedentes familiares de aterotrombosis prematura, el NNT fue de 9, mientras que en los que no tenían este antecedente fue de 26.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022