Acta Gastroenterológica Latinomaricana | 20 ABR 10

Utilidad de la neumotomografía multislice 64 en la evaluación prequirúrgica del cáncer esofágico

La NTCMS 64 demostró alta sensibilidad para el diagnóstico del engrosamiento parietal esófago-cardial.




 

 

1 Servicio de Diagnóstico por Imágenes.
2 Servicio de Cirugía.
Hospital Italiano de Buenos Aires


Resumen


Antecedentes. En los pacientes con cáncer de esófago y unión esofagogástrica (UEG) sería útil contar con un único método por imágenes que permita estadificar y caracterizar la lesión para una adecuada planificación de la estrategia terapéutica.

Objetivos. 1) Evaluar la sensibilidad de la neumotomografía multislice 64 (NTCMS 64) para la detección del engrosamiento parietal esófago-cardial y su correlación con los hallazgos quirúrgicos y anatomopatológicos.
2) Evaluar la utilidad de la distensión gástrica para la planificación pre-quirúrgica de lesiones que comprometen la unión esofagogástrica.

Material y métodos
. Veinticuatro pacientes con diagnóstico endoscópico de neoplasia esofágica y cardial fueron estudiados prospectivamente con NTCMS 64 antes de ser intervenidos quirúrgicamente. Las tomografías se realizaron con un tomógrafo de 64 filas de detectores, colocando una sonda Foley intra-esofágica que permitió una importante distensión del lumen del esófago y el estómago a través de su insuflación continua con CO2. Se evaluó el engrosamiento parietal, su extensión, forma y ubicación y se correlacionaron los hallazgos con los de la anatomía patológica postquirúrgica.

Resultados
. La NTCMS 64 demostró un engrosamiento asimétrico de la pared esofágica en 21 pacientes, con una sensibilidad del 86,4 % en correlación a los hallazgos anatomopatológicos. En todos los pacientes se logró una correcta distensión gastroesofágica pudiendo definir los límites de las lesiones.

Conclusiones. La NTCMS 64 demostró alta sensibilidad para el diagnóstico del engrosamiento parietal esófago-cardial. La distensión gástrica posibilitó una definición precisa de los límites superior e inferior de las lesiones, particularmente de aquellas que comprometen la UEG, resultando de gran utilidad para la planificación quirúrgica.

 


Introducción:


En las últimas décadas se ha observado un aumento constante en la prevalencia del adenocarcinoma en el tercio inferior del esófago y en la unión esofagogástrica (UEG), modificándose así la distribución clásica de las neoplasias esofágicas.1 Debido al diagnóstico tardío de estas lesiones y a su complejo abordaje quirúrgico, esta patología se ha asociado clásicamente con una elevada morbimortalidad y una pobre sobrevida alejada.2 El estadio de la enfermedad al momento del diagnóstico y la posibilidad de realizar una resección quirúrgica radical son los factores más relevantes en el pronóstico.3

Desde su introducción, la tomografía computada (TC) ha sido el principal método de diagnóstico para la estadificación oncológica sistémica, por la valoración de la existencia de metástasis a distancia y para la evaluación locoregional, ya que la información que brinda en el eje transversal del órgano permite valorar las relaciones del tumor con las estructuras del mediastino. 4-5
La tomografía computada multislice (TCMS) corresponde al último desarrollo en la generación de tomógrafos helicoidales. El mayor número de filas de detectores permite realizar cortes de muy pequeño espesor con lo cual se obtienen imágenes de mayor resolución anatómica y reconstrucciones volumétricas de alta calidad 6-7

No obstante los estudios tomográficos, ya sean clásicos o multislice, presentan limitaciones para la evaluación de los órganos huecos ya que sus paredes suelen estar colapsadas. Esta falta de distensión dificulta la definición de los engrosamientos parietales y la presencia de formaciones tumorales con crecimiento endoluminal. Por estas razones, algunos autores han sugerido utilizar contraste oral o gránulos efervescentes para dilatar el lumen esofágico.6, 7 Sin embargo, estos elementos no siempre logran la distensión esofágica deseada y esto motivó el desarrollo de una nueva técnica denominada NTCMS 64. La misma se basa en una insuflación gaseosa esofágica continua para lograr una distensión máxima de la luz esofágica.8 De esta manera las zonas de engrosamiento de la pared se destacan en relación a la pared normal del esófago, que además está realzada por el contraste endovenoso.

La transición esofagogástrica es actualmente una zona de particular interés porque resulta complicada para evaluar por el requerimiento de una distensión completa del esófago y del estómago, y por la mayor prevalencia de los tumores que comprometen esta región (UEG).
El compromiso distal (margen gástrico) en los tumores de la UEG determina la estrategia quirúrgica en cuanto a la necesidad de realizar resecciones gástricas totales o parciales pericardiales asociadas a la esofagectomía total. Esto determina además el órgano que se utilizará como reemplazo del esófago para reconstruir la continuidad digestiva.

Los objetivos de este trabajo son: 1) evaluar la sensibilidad de la NTCMS 64 para la detección del engrosamiento parietal esófago-cardial, correlacionándolo con los hallazgos quirúrgicos; y anatomopatológicos, y 2) evaluar la utilidad de la distensión gástrica para la planificación pre-quirúrgica de lesiones que comprometen la UEG.

►Para descargar el artículo completo en formato PDF, haga click aquí

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024