Posible beneficio | 26 ABR 10

Posible efecto neuroprotector de la Rasagilina en pacientes con Enfermedad de Parkinson

La rasagilina es un inhibidor de la monoamino oxidasa B empleado para el tratamiento de los pacientes con enfermedad de Parkinson. Según lo observado en modelos experimentales de neurodegeneración, la droga tendría un efecto neuroprotector.
Autor/a: Dres. Olanow C, Rascol O, Tolosa E y colaboradores Fuente: SIIC New England Journal of Medicine 361(13):1268-1278, Sep 2009

Introducción y objetivos

Si bien algunas drogas han demostrado un efecto protector en modelos experimentales de enfermedad de Parkinson, hasta el momento no existe un tratamiento que influya sobre la progresión de la entidad. En cambio, las drogas disponibles son de utilidad para mejorar los síntomas motores. Un obstáculo para la identificación de efectos sobre la progresión de la enfermedad es la ausencia de parámetros clínicos que permitan una evaluación objetiva. Esta limitación fue afrontada mediante la realización de estudios de inicio diferido.

Los estudios de inicio diferido incluyen una primera etapa destinada a la distribución aleatoria de los pacientes para recibir una droga activa o placebo. Las diferencias entre los grupos observadas al final de la primera etapa se corresponderán con el efecto del tratamiento sobre los síntomas o el curso de la enfermedad. En la segunda etapa, ambos grupos son tratados con la droga activa. Las diferencias entre los grupos que persisten al finalizar esta etapa no pueden atribuirse exclusivamente al efecto de la droga sobre los síntomas. Dichas diferencias permiten sugerir que el tratamiento tuvo un efecto sobre el curso de la enfermedad.

La rasagilina es un inhibidor de la monoamino oxidasa B (MAO-B) empleado para el tratamiento de los pacientes con enfermedad de Parkinson. Según lo observado en modelos experimentales de neurodegeneración, la droga tiene un efecto neuroprotector. El presente estudio de inicio diferido se llevó a cabo con el objetivo de evaluar los efectos de la rasagilina sobre las características de la enfermedad de Parkinson.

Pacientes y métodos

El estudio fue dividido en dos fases, cada una de 36 semanas de duración. Los participantes tenían entre 30 y 80 años y presentaban un cuadro clínico compatible con el diagnóstico de enfermedad de Parkinson. Durante la fase 1, los pacientes fueron distribuidos de manera aleatoria para recibir 1 o 2 mg/día de rasagilina o placebo. En la fase 2, todos los pacientes recibieron tratamiento con 1 o 2 mg/día de rasagilina. Es decir, se conformaron dos grupos de pacientes tratados con rasagilina durante 36 o 72 semanas. Los pacientes fueron evaluados en forma periódica hasta el final del estudio. En cada consulta se aplicó la  Unified Parkinson’s Disease Rating Scale (UPDRS), que permitió evaluar el desempeño cotidiano y el funcionamiento mental y motor. Además, se evaluaron los signos vitales y la aparición de eventos adversos.

Para analizar los resultados se consideraron tres parámetros. El primero fue la comparación del cambio del puntaje de la UPDRS por semana entre los pacientes tratados con 1 o 2 mg/día de rasagilina, o asignados a placebo, entre las semanas 12 y 36. De este modo se valoró el efecto del tratamiento sobre la progresión de la enfermedad. En segundo lugar, se comparó el cambio del puntaje total de la UPDRS entre el inicio del estudio y la semana 72 entre los pacientes que recibieron rasagilina desde la primera etapa de estudio y los que recibieron la droga sólo en la segunda etapa. Esta comparación permitió estimar si los beneficios observados en los pacientes tratados con rasagilina durante la primera etapa de la investigación persistieron hasta el final del estudio, es decir, si la droga tuvo un efecto sobre el curso de la enfermedad. En tercer lugar se evaluó la ausencia de inferioridad del cambio del puntaje de la UPDRS entre las semanas 48 y 72 en el grupo tratado con rasagilina desde el inicio del estudio y el grupo que recibió la droga sólo en la última etapa de éste. De esta forma se evaluó si la diferencia entre ambos grupos fue duradera y no disminuyó, lo que indicaría una modificación del curso de la enfermedad (de existir una disminución, podría pensarse en un efecto terapéutico prolongado y acumulativo sobre los síntomas de la enfermedad). Los autores consideraron que los resultados del estudio serían positivos ante el cumplimiento de los tres parámetros mencionados para cada dosis de rasagilina.

Resultados

Se reclutaron 1 176 pacientes atendidos en 129 instituciones ubicadas en 14 países. No se observaron diferencias significativas entre los grupos respecto de las características demográficas. La media de duración de la enfermedad y del puntaje de la UPDRS al inicio del estudio fue 4.5 meses y 20.4 puntos, respectivamente. Los pacientes que recibieron 1 mg/día de rasagilina desde la primera etapa del estudio presentaron un cuadro clínico de progresión más lenta en comparación con los pacientes que recibieron placebo. Dicho resultado se verificó según la variación del puntaje de la UPDRS entre el inicio y la semana 72 de estudio.

De acuerdo con el cambio del puntaje de la UPDRS en las semanas 48 y 72, la respuesta al tratamiento en el grupo que recibió rasagilina desde el inicio del estudio no fue inferior en comparación con la respuesta observada entre los pacientes que iniciaron el tratamiento en la segunda fase.

Lo antedicho permite indicar que el tratamiento con 1 mg de rasagilina arrojó resultados positivos al aplicar los tres parámetros de evaluación. El cambio del puntaje total de la UPDRS entre el inicio del estudio y el final de la fase 1 indicó que la administración de 1 mg de rasagilina fue superior en comparación con la administración de placebo.

El tratamiento con 2 mg/día de rasagilina se asoció con un nivel de empeoramiento del cuadro clínico menor entre las semanas 12 y 36 en comparación con la administración de placebo. El puntaje de la UPDRS no difirió significativamente en la semana 72 entre los pacientes que recibieron la droga desde la primera etapa del estudio y los que la recibieron sólo en la segunda etapa. El cambio del puntaje de la UPDRS entre las semanas 48 y 72 no fue inferior entre los pacientes tratados con rasagilina desde la segunda etapa de estudio y los que recibieron la droga desde el principio. Es decir, la administración de 2 mg de rasagilina no arrojó resultados positivos al considerar los tres parámetros de evaluación. No obstante, tuvo un efecto superior en comparación con la administración de placebo.

Se llevó a cabo un análisis en el subgrupo de pacientes que tenían un puntaje inicial elevado en la UPDRS. El objetivo  de esto fue evaluar si el posible efecto del tratamiento con 2 mg/día de rasagilina sobre los síntomas ocultaba los beneficios sobre el curso de la enfermedad en los pacientes con puntajes muy bajos en la UPDRS. La diferencia entre los pacientes tratados con 2 mg/día de rasagilina desde el inicio del estudio y aquellos que recibieron la droga en la segunda etapa fue significativamente superior en presencia de puntajes iniciales más elevados en la UPDRS. Por lo tanto, los pacientes podrían evaluarse separadamente según el resultado de la aplicación de la UPDRS al inicio del estudio.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024