Infecciones y serias lesiones | 30 NOV 09

Las uñas, víctimas de manicuras agresivas

La cutícula protege a las uñas de la entrada de microbios y posibles infecciones. El abuso de las lacas puede producir dermatitis de contacto y alergias.

(Foto: Paco Toledo) LAURA TARDÓN

MADRID.- Uñas perfectas para lucir manos, pero sin desmerecer el buen cuidado. Si la manicura no se realiza adecuadamente puede causar alteraciones como infecciones, malformaciones o manchas blancas y agravar afecciones como la psoriasis. Así lo explican especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Hay varios tipos de manicura, pero "son dos las que pueden causar reacciones en las uñas: la que consiste en retirar la cutícula hacia atrás y la que lima la superficie de las uñas por encima para reducir su grosor. La primera es la que más alteraciones produce", afirma Isabel Aldanondo, responsable de Dermatología del USP Hospital San José (Madrid).

Según la especialista, "al empujar la cutícula hacia atrás se está apretando justo en el sitio donde se forma la uña nueva, por lo que puede crece mal, en forma de surcos o depresiones transversales". Es lo que se conoce como líneas de Beau. No aparecen hasta dos o tres semanas después. Depende del dedo que se trate, porque, como recuerda la doctora, "no todas las uñas tienen el mismo ritmo de crecimiento. En el pie, por ejemplo, puede pasar un mes hasta que se vean los efectos y si es el dedo gordo, hasta un año".

"Nos empeñamos en agredir este pliegue de la piel, encargado de recubrir y proteger el espacio entre la uña y la carne, y lo que ocurre es que al separarlo de la lámina ungueal de forma agresiva, entra aire en la matriz, y también microbios, y la uña se vuelve más frágil", tal y como resalta Agustín Alomar, director de Dermatología del Hospital de Sant Pau (Barcelona) y miembro de la AEDV. Esta es la razón de que aparezcan manchas blancas e incluso infecciones. "También pueden contagiarse verrugas si el material no está esterilizado y si hay pequeñas heridas, se pueden infectar", indica la dermatóloga del hospital madrileño.

Cuando el objetivo de la manicura es reducir el grosor de la uña, limando la superficie de la misma, ambos especialistas coinciden en que "pierde dureza, aumenta la permeabilidad y se reblandece, haciéndola mucho más frágil". "La manicura debe hacerse con cariño", aconseja el dermatólogo.

Si además de una manicura agresiva se abusa de las lacas, también pueden darse algunos efectos secundarios relacionados con la piel. Según el doctor Alomar, aunque es cierto que el uso de estos productos protegen las uñas, "la mayoría de los comerciales tiene un componente plastificante (toluensulfonamida) que consigue que la laca aguante, pero que puede producir dermatitis de contacto o alergias, no en las uñas y alrededores, sino en otras zonas como los ojos, por ejemplo".

En definitiva, una manicura agresiva y el uso repetido de lacas no sólo puede originar alteraciones dermatólogicas en las uñas, también puede agravar enfermedades como la psoriasis. "Si aquellas personas con esta afección no se hacen una manicura cuidadosa, pueden desarrollarla también en las uñas", advierte la doctora Aldanondo.

En cualquiera de los anteriores casos, insisten los especialistas, es importante acudir al dermatólogo, ya que estos síntomas también podrían ser consecuencia de enfermedades sistémicas. Por ejemplo, las uñas curvadas hacia arriba podrían indicar anemia.

En el caso de las líneas de Beau, "también pueden deberse a enfermedades o procesos patológicos graves, como infecciones generales", señala Agustín Alomar, director de Dermatología del Hospital de Sant Pau (Barcelona) y miembro de la AEDV.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021