Terbinafina | 07 JUN 10

Un tratamiento efectivo y seguro de la esporotricosis cutanea

La terbinafina es una droga fungicida usada en dermatología por su excelente concentración en tejido graso, córnea, dermis, epidermis y uñas.
Autor/a: Dres. G Francesconi, AC Valle, S Passos, R Reis, MC Galhardo JEADV 2009, 23, 1273–1276

Desarrollo

La esporotricosis es una micosis subaguda o crónica causada por el hongo dimórfico Sporothrix schenckii, que se adquiere por inoculación traumática de materiales del suelo, plantas y orgánicos.  Las lesiones están limitadas generalmente a la piel, tejido subcutáneo y vasos linfáticos circundantes.  La enfermedad rara vez se disemina a otros órganos o es sistémica.  La esporotricosis predomina en zonas tropicales, y las principales zonas endémicas se encuentran en Japón, India, Sud Africa, México, Brasil, Uruguay y Perú.  El itraconazol es corrientemente el tratamiento de elección para la esporotricosis cutánea, aunque su uso es complicado por el riesgo de interacciones farmacológicas.  El itraconazol es metabolizado en el hígado por el citocromo P450 isozima 3A4, una vía metabólica que comparte con muchas drogas.  El ioduro de potasio es un tratamiento efectivo y barato para la esporotricosis cutánea.

Sin embargo, el esquema de administración de la droga es complicado, es alta la frecuencia de eventos adversos y su mecanismo de acción es desconocido.  Se considera que el fluconazol sería considerado la droga de segunda línea debido a su menor eficacia comparada con el itraconazol.  La anfotericina B es efectiva pero se reserva para las formas diseminadas de la enfermedad.

La terbinafina es una droga fungicida usada en dermatología por su excelente concentración en tejido graso, córnea, dermis, epidermis y uñas.  La unión de la droga a la enzima microsomal del citocromo P450 es baja (aproximadamente 5% de la capacidad total), no afectando la biodisponibilidad de otras drogas metabolizadas por éste sistema de enzimas.

Los ensayos clínicos y reportes de casos que investigaron el uso de terbinafina para el tratamiento de esporotricosis con dosis de 125 mg a 1 g/día, sugirieron que ésta droga es segura y efectiva en el tratamiento de esporotricosis cutánea.

Sin embargo, no hay consenso con respecto al régimen óptimo y duración del tratamiento con terbinafina en esporotricosis. 

El objetivo del presente estudio fue evaluar la efectividad y seguridad de terbinafina 250 mg/día para el tratamiento de esporotricosis cutánea en pacientes en los cuáles el uso de itraconazol no es posible.

En éste estudio se incluyeron casos de esporotricosis cutánea que utilizaban otras drogas que contraindicaban el uso de itraconazol.  Se excluían los pacientes con enzimas hepáticas anormales, urea o creatinina, mujeres embarazadas o amamantando, pacientes previamente tratados por esporotricosis, pacientes con historia de enfermedad hepática, pacientes que reciben drogas que interactúan con terbinafina (cimetidina, nortriptilina, rifampicina y warfarina) y pacientes con historia de hipersensibilidad a terbinafina.

En el caso se sospecha clínica de esporotricosis, se obtenían muestras de piel (exudado y biopsia de piel) y cultivos y el diagnóstico definitivo se realizó por el aislamiento de S schenckii.  Se realizaban los siguientes tests de laboratorios en la visita basal, semana 12, y al final del estudio: hemograma completo, urea, creatinina, electrolitos, glucosa, aminotranferasas, fosfatasa alcalina y gamaglutamiltransferasa.  En el caso de complicaciones clínicas se realizaban los análisis apropiados.  La duración del tratamiento estaba condicionada por la cura clínica, definida por la curación de las heridas, epitelización y ausencia de costras, infiltrados y eritema.  En éste caso, la dosis de terbinafina se incrementaba a 500 mg/día.  En el caso de la forma linfocutánea, los pacientes se calificaban como respondedores al tratamiento cuando casi todas las lesiones involucionaban y sólo 1 o 2 lesiones activas persistían luego de las 12 semanas.  La terapia adyuvante consistía en crioterapia (2 ciclos de 15 s) en intervalos de 4 semanas y/o curetaje de la lesión (1 episodio).  La efectividad se evaluaba basada en la proporción de los pacientes curados.  Se definía recurrencia a la recaída de lesiones con aislamiento de S schenckii luego de la cura clínica.  El esquema de visitas del paciente eran 15 y 30 días luego del inicio del tratamiento, y luego 1 vez al mes hasta los 12 meses. 

Características clínicas y epidemiológicas de la esporotricosis

En el estudio se incluyeron 50 pacientes: 41 (82%) mujeres y 9 (18%) hombres, con una mediana de edad de 57, media de 56, rango 26-81 años.  Cuarenta y nueve pacientes (98%) presentaban una historia epidemiológica de esporotricosis, incluyendo el contacto con un gato enfermo en 45 pacientes (92%), inoculación traumática de plantas contaminadas en 2 pacientes (4%), y contacto con una rata en 1 paciente (2%).  Entre los pacientes con una historia epidemiológica de contacto con un gato, 30 (61%) reportaron rasguños, 5 (10%) mordeduras, 2 (4%) rasguños y mordeduras, y 8 (16.3%) sólo contacto sin trauma.  Treinta y nueve pacientes (78%) tenían la forma linfocutánea y 11 (22%) la forma fija.

Enfermedades asociadas y drogas usadas

Las comorbilidades se observaron en 47 (94%), incluyendo presión alta en 32 (64.0%), diabetes mellitus en 15 (30.0%), dislipemia en 8 (16.7%), depresión en 5 (10.0%), y migraña, enfermedad de Parkinson, úlcera péptica, falla cardíaca y arritmia en 1 paciente (2.1%).  El restante 6% de los pacientes no presentaron ninguna comorbilidad.  Sin embargo, éstos pacientes reportaron trastornos del sueño y uso de drogas que contraindicaban el itraconazol.  Todos los pacientes recibían alguna medicación que interactuaba con el itraconazol: 36 (72%) sólo usaban una droga, 12 (24%) usaban 2 drogas, 1 paciente (2.1%) usaban 3 drogas, y 1 paciente (2.1%) usaban 4 drogas.  El grupo de drogas más comúnmente usadas eran los psicolépticos (36.0%, 18 de 50), drogas antidiabéticas (28.0%, 14 de 50), agentes hipolipemiantes (18.0%, 9 de 50), bloqueantes de los canales de calcio (16.0%, 8 de 50), anticonvulsivantes incluyendo carbamazepina, fenitoína y fenobarbital (8.0%, 4 de 50), digoxina como agente cardiotrópico (6.3%, 3 de 50), antiácidos (6.3%, 3 de 50) y agentes antiparkinsonianos (2.1% de 50).

Respuesta clínica a terbinafina y tolerancia de la medicación

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022