Conclusiones de un panel de 30 expertos | 14 OCT 09

El origen de las enfermedades crónicas está en la gestación

Cuidar hoy la salud de embarazadas y niñas ayudará a prevenirlas en la próxima generación.

El doctor David Barker dirigió el panel de la Argentina, Chile y Uruguay
.
Foto: Graciela Valle /
Fabiola Czubaj

La calidad de las condiciones en las que un bebe pasa las nueve lunas en el vientre materno determinará la vulnerabilidad o la fortaleza que desarrollará su organismo en los años que le toque vivir.

Por eso, y desde hace 25 años, el profesor David Barker no tiene duda de que comenzar ya mismo a cuidar la salud de las embarazadas, las niñas y las adolescentes es una inversión que dará una incalculable ganancia: prevenir las enfermedades crónicas, como la diabetes y las cardiopatías, a partir de la próxima generación.

"Se dice a veces que los automóviles se descomponen, y mucho, porque se los maneja muy rápido en caminos muy malos. Pero la otra razón por la que se rompen los autos es porque están mal fabricados. Lo mismo pasa con nosotros... Decimos que la gente se enferma en la madurez porque, primero, están mal construidos", resumió a LA NACION el doctor Barker, que es integrante de la Royal Society de Londres, profesor del Departamento de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregon (EE.UU.) y dirige un grupo de investigación en la División Orígenes del Desarrollo de la Salud y las Enfermedades de la Universidad de Southampton (Inglaterra).

Todavía en el aeropuerto de Ezeiza, y con el cansancio del vuelo nocturno a cuestas, el autor de la hipótesis sobre los orígenes tempranos a la que dio su apellido se adelantó a la presentación de las conclusiones de un panel de 30 expertos de la Argentina, Chile y Uruguay, reunidos por el Instituto Danone, y que se presentaron en el XVII Congreso Argentino de Nutrición, en la ciudad de Mar del Plata.

"La mayoría de los órganos se completan al nacer -continuó-, de manera tal que la etapa más importante de nuestra vida es en el útero, donde se va «construyendo» el organismo. Por lo tanto, si queremos prevenir la diabetes, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas, tenemos sí o sí que mejorar la nutrición del bebe."

A la vez, la capacidad que tiene una mujer de nutrir a su bebe, postula la hipótesis, depende de la calidad de su propia alimentación hasta el momento de la concepción.

"Entre dos madres sanas, la diferencia en cuanto al alimento que le pueden hacer llegar a sus bebes en el vientre es lo que establecerá la salud física y mental de esos dos chicos -agregó-. Y la placenta es extremadamente importante en todo ese proceso: muchos bebes, aun en madres bien alimentadas, pueden estar subalimentados porque la placenta no hace bien su trabajo. Es más fácil que los azúcares atraviesen la placenta que lo hagan las proteínas, que no la atraviesan simplemente, sino que tienen que ser activamente transportadas. Si la placenta no funciona bien, el bebe recibe pocos nutrientes."

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022