Intolerancia a sustancias | 16 SEP 09

Revisión: Alergia alimentaria

Una de cada tres personas supone que es "alérgica" a algún alimento.
Autor/a: Dra. Marina Orsi, Lic. Liliana Rodota y Nutric. Lucia Vilallonga 

Este artículo esta basado en material del curso de “Enfoque nutricional de las enfermedades gastrointestinales en la infancia” del Campus Virtual del Hospital Italiano de Buenos Aires.




Para obtener información sobre este  curso haga 
click aquí



Alergia alimentaria

Una de cada tres personas supone que es "alérgica" a algún alimento. Sin embargo, en la población infantil, la incidencia es de  alrededor del 3 al 7% y, en la mayoría de los casos, estas se superan antes del ingreso escolar.

La alergia alimentaria es una forma específica de intolerancia a un alimento o uno de sus componentes, que activa el sistema inmunológico. Un alergeno (proteína del alimento) provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellas la producción de anticuerpos.
Dichos anticuerpos provocan la segregación de sustancias químicas, como la histamina, que produce varios síntomas, como prurito, aumento de secreciones, tos o trastornos respiratorios.

 Fisiopatología de la reacción inflamatoria intestinal en las alergias alimentarias:

• Los antígenos de la dieta atraviesan la barrera intestinal y provocan una reacción inflamatoria.

• La respuesta inflamatoria local disminuye la capacidad de defensa y aumenta la permeabilidad intestinal permitiendo el ingreso de antígenos.

• Ésta transferencia antigénica genera una respuesta intestinal anómala con liberación de citoquinas pro-inflamatorias que pueden perpetuar este ciclo.

Alergias alimentarias frecuentes:

• Leche de vaca.
• Soja.
• Huevo.
• Pescado.
• Pollo.
• Gliadina del trigo-cebada-centeno-avena.
• Maní-almendras-nueces.
• Frutilla-cítricos-chocolate.

Manifestaciones clínicas de las Alergias Alimentarias:

Digestivas: Vómitos-Náuseas, distensión y/o Dolor abdominal, cólicos, irritabilidad, diarrea con moco y sangre, sangre en las deposiciones, deterioro ponderal.

Respiratorias: Estornudos – Rinorre, inyección conjuntival, tos – Estridor, broncoespasmo, edema de glotis.

Cutáneas:Prurito, dermatitis atópica, urticaria, eritema inespecífico, angio - edema.

Exámenes Complementarios:

 La clínica es lo más importante ante la sospecha de una alergia alimentaria.

La prueba de oro es el desafío doble ciego placebo controlado (DBPCFC), en el cual ni el paciente, ni la familia ni el médico sabe en que momento recibe el alimento testeado. En todos estos desafíos la dosis se va incrementando en cantidad y concentración en forma gradual. En aquellas reacciones de tipo IgE, donde puede involucrar anafilaxia, los alimentos se administran cada 10 minutos en concentraciones crecientes (1%,2%,3%, 10%, …50%) durante 90 minutos, y una dosis mayor a las horas. Si bien esta es la prueba de oro, en la actualidad se utiliza mas el desafío abierto, en el cual uno administra durante la internación dosis crecientes, con control clínico estricto, durante 72 horas evaluando la aparición de alguna respuesta.

Alergia a las proteínas de la leche de vaca
 
Los lactantes alimentados con leche materna exclusiva durante los primeros 4-6 meses de vida presentan menor  riesgo de desarrollar APLV, y si la presentan, suelen tener menor compromiso. Esto refleja la importancia de estimular una adecuada duración de lactancia materna exclusiva.

La leche de vaca contiene más de 40 proteínas, y todas ellas pueden actuar como antígenos en la especie humana. Los alérgenos principales son: la betalactoglobulina, caseínas, alfalactoalbúmina y seroalbúmina; la betalactoglobulina.

Sintomatología digestiva:

La eliminación de la leche de vaca del régimen alimentario del lactante o de la madre que amamanta da lugar a la rápida resolución de los síntomas, aunque el sangrado macroscópico u oculto puede persistir varias semanas. Deficiencias de inmunoglobulinas y otros defectos inmunitarios podrían predisponer a los lactantes a la colitis alérgica.
La APLV también puede causar una enteropatía del intestino delgado, que da lugar a inflamación crónica con atrofia de vellosidades. El cuadro clínico consiste en diarrea y retraso del desarrollo, a menudo eosinofilia en sangre periférica, anemia por déficit de hierro e hipoalbuminemia por enteropatía perdedora de proteínas

ABORDAJE NUTRICIONAL

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022