Su manejo en pacientes mujeres | 31 AGO 09

Cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa

La cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa es una enfermedad crónica, a menudo debilitante, caracterizada por exacerbaciones, remisiones y diversos grados de gravedad de los síntomas.
8
11
Autor/a: Dres. Serge P Marinkovic, Robert Moldwin, Lisa M Gillen, Stuart L Stanton BMJ 2009;339:b2707

La cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa es una enfermedad crónica, a menudo debilitante, definida en gran parte  por los síntomas de urgencia urinaria y polaquiuria ociada con el dolor pélvico que varía con el llenado de la vejiga. A diferencia de la vejiga causada por la inflamación provocada por las infecciones bacterianas, la afección se produce en ausencia de infección del tracto urinario o de otro tipo de patología obvia. Los resultados pueden variar desde molestias abdominales hasta un dolor intenso. Esta entidad clínica de difícil diagnóstico ha generado un debate sobre la definición, la etiología y los mejores métodos de tratamiento.

Esta revisión examina el diagnóstico y el manejo de la cistitis intersticial de acuerdo a las mejores evidencias . Existen pocos datos basados en la evidencia de los niveles 1 y 2 de Oxford debido a las dificultades éticas que surgen de los ensayos aleatorizados en este campo. Por lo tanto, los autores se han referido a pruebas previas, las que representan la opinión que la mayoría de los investigadores consideran clínicamente relevantes.

¿Qué es la cistitis intersticial y quién la sufre?

Hace más de 100 años que se conocen las características patológicas del epitelio de la vejiga y los daños relacionados con los vasos sanguíneos en ausencia de infección, pero esta entidad clínica sigue siendo desconcertante, ya que muchos pacientes tienen síntomas pero no presentan signos cistoscópicos concluyentes. Hoy en día, se identifican 2 tipos de cistitis intersticial: la forma "clásica", descrita inicialmente por Hunner, que se asocia con cambios inflamatorios macroscópicos de la pared vesical, y la más común "no clásica" que muestra la forma característica de los síntomas, pero sin signos cistoscópicos importantes. Actualmente, los pacientes sin signos cistoscópicos son diagnosticados como portadores del síndrome de vejiga dolorosa mientras que el diagnóstico de cistitis intersticial se reserva para aquellos con signos cistoscópicos como glomerulaciones o úlceras de Hunner. Los pacientes con cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa experimentan dolor suprapúbico con el llenado de la vejiga así como polaquiuria diurna y nocturna en ausencia de infección del tracto urinario. Aunque algunas estimaciones de la prevalencia indican que cerca de un millón de mujeres y hombres en los Estados Unidos y Europa sufren esta afección, una revisión reciente afirma que existe una relación mujer:hombre de 5:1,3

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021