Unas tres horas menos que los de hace 30 años | 19 JUL 09

Los niños y jóvenes de hoy duermen menos

Un estudio nacional entre jóvenes estudiantes.
Fuente: Perfil.com 

La investigación se realizó en base a 3.393 estudiantes de 9 a 17 años de todo el país, y concluyó en que la falta de sueño es una constante. Televisión, Internet, videojuegos y salidas nocturnas prolongadas hasta la mañana, sumados a la falta de rigor de algunos padres, son los motivos principales. Las consecuencias son falta de atención, irritabilidad y desórdenes emocionales. El mundo de hoy es como un espectáculo sin fin, dicen los expertos.

Por Brenda Focas

 

After hour. La falta de sueño afecta la comprensión de materias complejas como matemática.
Micaela se duerme sobre el pupitre escuchando la lección de la maestra. Para cuando se despierta está en plena prueba de matemática, pero su cerebro solo le pide desconectarse y recuperar las horas de sueño que desperdició la noche anterior cuando se quedó chateando hasta las 2 de la mañana. Levantarse a las siete para ir a la escuela la hizo perder cuatro horas de sueño que ya no recuperará. Mica no es una excepción, ya que la mayoría de los jóvenes de su generación siguen el mismo estilo de vida.

Un estudio del que participaron varias universidades, y llevado adelante por científicos de varias disciplinas, confirma que los niños y adolescentes de hoy duermen entre 2 y 3 horas menos que los de hace 30 años. De hecho, la mitad de los jóvenes de nuestro país duermen menos de 9 horas, lo necesario para tener una vida saludable.

La computadora, la televisión, los boliches (y los afterhours), los videojuegos, la falta de autoridad de algunos padres para mandarlos a dormir temprano, y los horarios en que comienza la escuela, hacen que lo chicos cada vez duerman menos y estén más nerviosos e irascibles.

La investigación se realizó a 3.393 estudiantes de 9 a 17 años de todo el país. El 49% de los entrevistados admitió dormir menos de ocho horas los días de semana, mientras que el 83% descansa menos de lo necesario durante el fin de semana.

“El factor más nuevo es la cantidad de estímulos nocturnos y luminosos que afectan el inicio del sueño: la tele, el chat, internet. Pero ojo: que los adolescentes tiendan a tener una vida más nocturna no es exclusivamente un fenómeno cultural, sino también, y muy especialmente, biológico: las agujas de su reloj interno apuntan hacia más tarde”, explica Diego Golombek, investigador del Conicet y del departamento de ciencia y tecnología de Universidad Nacional de Quilmes.

Del estudio surge otra conclusión preocupante: si los adolescentes duermen poco tendrán una excesiva somnolencia diurna por lo cual el aprendizaje puede verse alterado. “En la argentina, a diferencia de otros países, tenemos un problema gravísimo que es que las materias más complejas y abstractas, como matemática, se dictan a primera hora de la mañana cuando todavía están somnolientos. Además, en lugar de compensar las horas de sueño que pierden debido al régimen escolar que les exige entrar a las siete, las profundizan más con las salidas el fin de semana: es una combinación mortal”, advierte el Dr. Daniel Cardinali, uno de los autores del estudio, investigador superior Conicet y director del departamento de docencia e investigación de la Facultad de Ciencias Médicas de la UCA. Además asegura que hace treinta años los jóvenes dormían 8 horas, mientras que hoy el promedio es de seis.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022