La verdad y otras mentiras | 01 JUL 09

Detrás de los barbijos

Estrellas que no salen en TV
56
62
Fuente: IntraMed 

Es suficiente con darse una vuelta por cualquiera de los hospitales que hoy asisten a una multitud de personas con sospecha de Influenza A  para trazar el perfil de quienes allí trabajan. Enfermeras, médicos, técnicos o mucamas, todos dejan en esos edificios repletos de gente mucho más de lo que cualquier otra tarea reclama a quienes la ejercen. Nadie mide el esfuerzo, nadie pone límites burocráticos o temor ante los riesgos para su propia salud cuando la situación los reclama. Hay necesidades y ellos están allí para hacer lo posible por encontrarles una respuesta.

Incluso cuando las condiciones resultan desfavorables, los recursos insuficientes o las directivas confusas, se entregan sin retaceos porque sienten que eso es lo que deben hacer. Estos días he caminado por los pasillos, las salas de internación, las de cuidados intensivos y de emergencias de varios de esos lugares. En todos me he encontrado con los mismos rostros fatigados, mal dormidos, a veces exhaustos. Pero también con una voluntad extraordinaria, una curiosidad y un deseo de aprender acerca de una enfermedad sobre la que todos somos novatos.

En la guardia de pediatría una enfermera corre de un lado a otro. Nebuliza a más de diez niños al mismo tiempo sentados sobre las faldas aterradas de sus madres. Extrae termómetros de su chaqueta y se los va colocando a cada uno. Moja paños con agua helada en un recipiente de plástico, los retuerce y los extiende sobre las cabezas calientes de algunos de ellos. Cambia los frascos de solución fisiológica y ajusta las tubuladuras. Luego hace una nueva recorrida, retira los termómetros, anota la temperatura en una planilla. Se escuchan llantos, toses, ruidos sibilantes, órdenes, pedidos impacientes, reclamos airados. Una madre se ha dormido con su bebé sobre el pecho. La cabeza apoyada en la pared y la boca oculta detrás de un barbijo sucio. Los párpados pesados la obligaron a una tregua. Está agotada. La enfermera la ve. Se acerca con las manos repletas de objetos. Le coloca una almohada vieja y sin funda detrás de la nuca. Extiende una sábana que alguna vez fue blanca y la cubre a ella y a su hijo. Él la mira. Una extraña serenidad le baja desde la frente. Hunde la nariz sobre el cuello tibio de su madre y cierra sus ojos pequeños. El ruido es ensordecedor. Es casi imposible distinguir una escena de otra. Pero esa mujer lo hizo. Tuvo la habilidad de percibir que alguien la necesitaba. Y se decidió a hacer algo que nadie le pidió pero que era imprescindible. Creo que fui el único en advertir lo que ocurrió en aquellos pocos segundos. Pero no pude no verlo. Y ahora no puedo callarlo.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021