La verdad y otras mentiras | 11 MAR 09

"Las guerras médicas" X

Las otras víctimas.
1
3
Fuente: IntraMed 

Acompañé a Mariana hasta la habitación y esperé a que se bañe y se cambie de ropa. La obligué a tomar una taza de café con leche y a comer algunas galletitas. Caminar con ella hasta los dormitorios resultó una experiencia curiosa. Cada persona con la que nos cruzamos se detuvo a observarnos asombrada por su aspecto. Con la cabeza rapada, su chaqueta empapada y una expresión que no dejaba dudas de que se encontraba sumergida en sus propios pensamientos sin advertir las reacciones que provocaba a su paso, no podía pasar inadvertida. Algunos me hicieron gestos interrogantes que, también yo, decidí ignorar. Llamé a Patricia ya que no pude imaginar a otra persona en quien pudiese confiar el acompañamiento de Mariana a quien no estaba dispuesto a dejar sola. Llegó en pocos minutos. Apenas observó la situación durante un breve lapso y se dispuso a colaborar. No hizo preguntas, no formuló comentarios. Es asombrosa la capacidad con que las mujeres comprenden las señales del ambiente y despliegan toda su destreza para el cuidado y la atención de quien las necesita. Esperó de pié mientras Mariana terminaba de comer las últimas galletitas y luego se  ubicó detrás de su silla y comenzó a hacerle masajes en los hombros, el cuello y la espalda. Ella los recibió con satisfacción y los agradeció con una sonrisa. Pasados un par de minutos Mariana me miró. Recién entonces advertí que me encontraba paralizado, apoyado contra la pared, aterrorizado y sin tener la menor idea de qué cosa debía hacer. Al parecer esa situación le causaba una gracia considerable. Comenzó a reírse en voz alta señalándome, Patricia se sumó de inmediato. Me sentí ridículo, pero no me molestó en absoluto. También pude sentir que esas risas eran el signo de una intimidad y un cariño que impedían que sienta vergüenza.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021