¿Cómo se hace? | 09 MAR 09

Canalización central a través de la vena subclavia

Técnica de colocación de catéter central.
Autor/a: Dres. Braner DA, Lai S, Scott Eman, BS, et al. Fuente: Comentario y resumen objetivo: Dr. Ricardo Ferreira. N Engl J Med 2007;357:e26.

Indicaciones

La canalización central a través de la vena subclavia está indicada cuando se deben administrar medicaciones críticas o de carácter cáustico y permite además recoger muestras de sangre y determinaciones de la presión venosa central. Actualmente, la canalización de la vena subclavia está considerada la vía de elección para la colocación de una vía central de propósitos múltiples.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones son:

  • Infección de la zona donde se efectuará la canalización.
  • Trombosis de la vena subclavia.
  • Fractura de la clavícula ipsilateral o de las costillas proximales.
  • En los pacientes con algún tipo de coagulopatía, el empleo de la vía subclavia es una contraindicación relativa, debiéndose extremar los cuidados de hemostasia.

Equipamiento necesario

Existen en el comercio bandejas con el equipamiento necesario conteniendo:

  • Elementos para la preparación del campo quirúrgico: antiséptico y compresas.
  • Lidocaína.
  • Gasas.
  • Jeringas.
  • Bisturí.
  • Catéter.
  • Trócar o dilatador.
  • Agujas.
  • Alambre guía.

Todo este material deberá estar debidamente esterilizado. El operador además necesita gorro, barbijo, camisolín y guantes estériles.

Se determinará la longitud del catéter y el grado de introducción siguiendo puntos de referencia externos. La punta del catéter debe alcanzar la unión de la vena cava superior con la aurícula derecha. El diámetro de los catéteres oscila entre 4-French para lactantes y 7-French para los adultos. En los pacientes sometidos a diálisis se suelen utilizar catéteres 11,5-French. Dado que el riesgo de infección aumenta acorde con el número de vías, se prefiere utilizar catéteres con el menor número de vías posibles.

Preparación

Explicarle al paciente el procedimiento y obtener la autorización escrita. Examinar al paciente y asegurarse que no existen contraindicaciones. Se coloca al paciente en posición de Trendelenburg de 15 grados para aumentar el diámetro de la vena. Se lava y realiza antisepsia del campo quirúrgico y se colocan los campos estériles. Se identifican los puntos de referencia anatómicos comenzando con el tercio medio de la clavícula y se la sigue lateralmente hasta el punto en que la clavícula se desvía de las costillas proximales (Figura 1).

En este punto y justo por debajo de la clavícula se desplazan la vena y la arteria subclavias. El sitio de inserción debe estar levemente separado de la clavícula de tal manera que el pasaje de la aguja sea paralelo y por debajo de la clavícula. En general, el punto de inserción está 2 cm lateral y 2 cm caudal al tercio medio de la clavícula (Figura 2). Se inyecta entre 1 y 2 ml de lidocaína o su equivalente en esta zona.

Orientación mediante ecografía

Algunos artículos recientes sugieren que la ecografía puede aumentar la posibilidad de una inserción exitosa del catéter, además de la presencia de las referencias óseas. La ecografía Doppler al medir el flujo permite distinguir la vena de al arteria.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022