La verdad y otras mentiras | 04 MAR 09

"Las guerra médicas" IX

Dos carnes paralelas
Fuente: IntraMed 

“En esta vida presa de erotomanía,
voy rodando valentía pa´ decirte la verdad” 
                                                   (La Shica)

Mientras mis compañeros estaban  reunidos en el auditorio, mientras el cuerpo de Aurelio viajaba en una camilla hacia la morgue, mientras Zipo le cantaba “No woman, no cry” como su homenaje final; yo estaba parado en un pasillo sin saber qué hacer.

En cuanto me quedé solo las preguntas pendientes volvieron a interrogarme. Es necesario aturdirse para no escuchar el estruendo del silencio. Es insoportable no tener nada que hacer. Es mucho peor que estar atosigado de tareas inútiles. Es por eso que los aeropuertos, las estaciones de tren, las cárceles, las playas o los consultorios son lugares atroces. Pequeños infiernos repletos de nada. Lo dramático de todo encierro no es sólo que nos aísla de los demás, sino que nos condena a nosotros mismos. Pero hay ocasiones  en las que el vértigo de los acontecimientos nos desborda.  Entonces, buscamos la soledad y el silencio. Un cono de sombra donde quitarnos los disfraces y reencontrarnos con  los restos agónicos de lo que siempre hemos sido. Es un consuelo idiota, pero todos los son.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021