Un nuevo libro de Paula Sibilia | 06 AGO 08

"La intimidad como espectáculo"

Exhibición, confesiones y subjetividad en la era de Internet. ¿Cuál es el límite entre la vida privada y la pública?
INDICE:  1.  | 2. La inclusión digital | 3. Entrevista
La inclusión digital

Fragmento de "La intimidad como espectáculo"
Por Paula Sibilia

Hoy, por ejemplo, sólo mil millones de los habitantes de este planeta poseen una línea de te­léfono fijo; de ese total, menos de un quinto tiene acceso a Internet por esa vía. Otras modalidades de conexión amplían esos núme­ros, pero de todos modos siguen quedando afuera de la Web por lo menos cinco mil millones de terráqueos. Lo cual no causa de­masiado asombro si consideramos que el 40% de la población mundial, casi tres mil millones de personas, tampoco dispone de una tecnología bastante más antigua y reconocidamente más basi­lar: el inodoro.

La distribución geográfica de esos privilegiados que poseen contraseñas para acceder al ciberespacio es todavía más elocuente de lo que insinúa la mera cantidad: el 43% en América del Norte, el 29 % en Europa y el 21% en buena parte de Asia, incluyendo los fuertes números del Japón. De modo que en esas regiones del planeta se concentran nada menos que el 93% de los usuarios de la red global de computadoras y, por lo tanto, de aquellos que dis­frutan de las maravillas de la Web 2.0. El magro porcentaje res­tante salpica las amplias superficies de los “países en desarrollo”, repartido de la siguiente forma: el 4% en nuestra América Latina, poco más del 1% en Oriente Medio y menos todavía en África. Así, a contrapelo de los festejos por la democratización de los me­dios, los números sugieren que las brechas entre las regiones más ricas y más pobres del mundo no están disminuyendo. Al contra­rio, quizás paradójicamente, al menos en términos regionales y geopolíticos, esas desigualdades parecen aumentar junto con las fantásticas posibilidades inauguradas por las redes interactivas. Hasta el momento, por ejemplo, sólo el 15% de los habitantes de América Latina tienen algún tipo de acceso a Internet. Constatacio­nes de esa índole llevaron a formular el concepto de tecno-apartheid , que intenta nominar esta nueva cartografía de la Tierra como un archipiélago de ciudades o regiones muy ricas, con fuerte desarro­llo tecnológico y financiero, en medio del océano de una pobla­ción mundial cada vez más pobre.

Ese escenario global se replica dentro de cada país. En la Ar­gentina, por ejemplo, se calcula que son más de quince millones los usuarios de Internet, lo cual representa el 42% de la población nacional, pero las conexiones residenciales no pasan de tres millo­nes; la mayor parte de los argentinos accede esporádicamente, a partir de cibercafés o locutorios. Casi dos tercios de ese total se concentran en la ciudad o en la provincia de Buenos Aires; mien­tras en esas zonas los accesos por banda ancha tienen una pene­tración del 30%, en las provincias más pobres del norte del país esa opción ni siquiera abarca al 1%. En el Brasil, por su parte, ya existen casi cuarenta millones de personas con acceso a Internet, la mayoría concentrada en los sectores más acomodados de las áreas urbanas. De esa cantidad, sólo tres cuartos cuentan con co­nexiones residenciales, y de hecho son apenas veinte millones los que se consideran “usuarios activos”, es decir, aquellos que se conectaron por lo menos una vez en el último mes. Los números han crecido mucho y ya representan un quinto de la población nacio­nal mayor de quince años de edad; sin embargo, conviene explici­tar también lo que esos números braman en sordina: son 120 mi­llones los brasileños que –¿aún?– no tienen ningún tipo de acceso a la red. Si bien en números absolutos el país ocupa el primer lu­gar de América Latina y el quinto del mundo, si las cifras se cote­jan con el total de habitantes, el Brasil se encuentra en el puesto número 62 del elenco mundial, y es el cuarto en el ya relegado subcontinente.

A la luz de estos datos, parece obvio que no es exactamente “cualquiera” quien tiene acceso a Internet. Aunque dos tercios de los ciudadanos brasileños nunca hayan navegado por la Web y muchos de ellos ni siquiera sepan de qué se trata, seis millones de blogs son de esa nacionalidad, posicionando al Brasil como el ter­cer país más bloguero del mundo. Sin embargo, tampoco es un de­talle menor el hecho de que dos tercios de esos autores de diarios digitales residan en el sudeste del territorio nacional, que es la re­gión más rica del país.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024