DMAE | 26 MAR 08

Degeneración Macular asociada con la edad y respuesta inmunológica

Información sobre la mediación inmunológica de la DMAE, posibles mecanismos e inmunoterapia.
Autor/a: Dres. Robert B. Nussenblatt y Frederick Ferris III Fuente: Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología. Am J Ophthalmol 2007;144:618–626.

La degeneración macular asociada con la edad (DMAE) es en la actualidad una de las principales causas de ceguera en los Estados Unidos, su prevalencia seguirá incrementando en las próximas décadas a menos que se desarrollen nuevas estrategias de prevención. Algunos de sus factores de riesgo no modificables son: la edad, antecedentes familiares y factores genéticos, iris color claro e hiperopia.  Los modificables incluyen:  dieta, presión elevada  y posiblemente colesterol elevado y alta exposición a la luz. Dichos factores pueden darnos una pauta de que causa la enfermedad y como prevenirla. Por ejemplo, el tabaquismo puede aumentar el riesgo de DMAE por aumento de la cascada inmunológica. La progresión de la DMAE tiene mecanismos similares a la arteriosclerosis, que hoy es considerada una patología inflamatoria, cuyo factor desencadenante es el autoantígeno lipoproteína de baja densidad (LDL). La respuesta inmune y el estado de las citoquinas parecen tener efectos profundos en esta patología, la pérdida de interleuquina (IL) 10 está asociada con aumento en la cantidad de lesiones ateromatosas, mientras que deficiencias en interferon (IFN) y la IL 18 están relacionados con menor cantidad de lesiones ateromatosas. Existen descubrimientos similares para la enfermedad de Alzheimer.

No se conocen cuales son los mecanismos por los que se desarrollan las lesiones de la DMAE. El mecanismo que conduce a la DMAE y a la neovascularización coroidal (NVC) parecen imitar los mecanismos de otras afecciones degenerativas de las personas mayores, pero su presentación en los ojos podría estar reflejando características inmunológicas del ambiente intraocular.

Existen pruebas histopatológicas de lesiones de DMAE que muestran la presencia de células inflamatorias, incluyendo macrófagos, mastocitos y linfocitos. Varios informes han observado componentes de la cascada del complemento en  drusas y en los espacios que las rodean. El complemento es parte del sistema inmune innato. La activación del complemento puede producirse de tres maneras.  Los complejos antígeno-anticuerpo activan la vía clásica, las lectinas activan la vía de la lectina y los cuerpos extraños activan la vía alternativa. La activación del complemento en el ojo está cuidadosamente controlada por proteínas reguladoras que se encuentran dentro del ojo. La vía alternativa, en especial, necesita estar constantemente regulada. El principal factor que regula hacia abajo este sistema constantemente activo es el factor H. Si el sistema no funciona, el complemento se activa constantemente, provocando inflamación. Varios informes asociaron la variante común (poliforfismo de nucleotido simple(PNS)) con susceptibilidad y protección contra la DMAE. Numerosos grupos han informado PNSs en el genoma H del complemento, asociados con la DMAE. Un sola copia de este haplotipo aumenta el riesgo de DMAE de dos a cuatro veces. En cambio, otras variantes de la proteína reguladora  proporcionan protección. 

Asimismo, otros genes que controlan la respuesta inmune han sido asociados ya sea con  protección o  riesgo de desarrollar DMAE. Entre ellos se ha asociado al gen PLEKHA1, también el factor de crecimiento transformante  β (FCT β). El FCT β es producto tanto de células inmunológicas como de células del epitelio pigmentario retiniano (EPR). Es una molécula que parece intervenir en el ambiente intraocular regulador a la baja (DIE sigla en inglés) normal, es uno de los principales mediadores de uno de los fenómenos inmunológicos intraoculares más característicos: la desviación inmunológica asociada con la cámara anterior.  Hallazgos recientes han mostrado que el gen HTRA1 juega un papel importante como antagonista de la familia de proteínas  FCT β, que tiene una función reguladora importante.

Pareciera que ambos factores, factor del complemento H y HTRA1, juegan un rol dentro de un mecanismo mayor, pero ninguno de los dos es el mecanismo central que provoca la enfermedad.

El epitelio pigmentario retiniano juega un rol central en la visión. También esta involucrado en las respuestas inmunológicas del segmento posterior y en los cambios patológicos de la DMAE. El EPR tiene características generalmente asociadas con las células inmunológicas. Tiene capacidad de fagocitar como los macrófagos. El RPR puede modular la respuesta inmune   del ojo, participando en el ambiente regulador a la baja del ojo.  Sin embargo, bajo ciertas circunstancias, el EPR  pude activar Células T y también produce otras citoquinas y receptores proinflamatorios.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024