Previene en un 70% el cáncer de cuello de útero | 25 ENE 08

Especialistas acuerdan cómo utilizar la vacuna contra el HPV

Las guías advierten que no debe reemplazar al Papanicolaou y la colposcopia.
Fuente: La Nación 

Nuestro país ya tiene las primeras guías locales sobre cómo utilizar la vacuna para prevenir la infección por el virus responsable del segundo cáncer femenino más frecuente, el de cuello uterino. Se estima que 7 de cada diez mujeres se infectarán con el virus del papiloma humano (HPV) en su vida.

El consenso, que fue convocado por la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto-Juvenil (Sagij), establece que el momento óptimo de aplicación de esta vacuna femenina es a los 12 años, la edad frecuente de la primera menstruación y, en promedio, unos tres años antes de que las adolescentes argentinas tengan su primera relación sexual.

"Si bien la indicación es a partir de los 10 años, nosotros recomendamos utilizarla a partir de los 12 años en nuestro país porque no tiene sentido perder dos años de inmunidad [al HPV] cuando aún no se van a iniciar relaciones sexuales", precisó la doctora Analía Tablado, presidenta de la Sagij.

Pero además de las niñas, las guías locales indican que se puede inmunizar cualquier mujer en edad reproductiva hasta los 26 años que haya o no tenido relaciones sexuales. Si las tiene, a su vez, debe reunir requisitos: que el Papanicolaou y la colposcopia sean normales y que el ginecólogo compruebe que no está infectada por el HPV. "Esta vacuna es preventiva, no terapéutica -aclara el consenso-. No fue elaborada para tratar lesiones provocadas por el HPV", como las verrugas genitales.

El virus se transmite casi siempre por vía sexual, pero también de madre a hijo, o por contacto con personas infectadas que cuidan niños y no se higienizan adecuadamente. De las 13 cepas de alto riesgo, es decir, con capacidad cancerígena, la 16 y la 18 causan más del 95% de los cánceres cervicales, aunque 40 de los cien subtipos conocidos afectan la mucosa genital de mujeres y varones. La vacuna se diseñó y aprobó para uso femenino.

Buena, pero muy costosa

Según la doctora Tablado, es "buena, segura y una herramienta más de prevención". Pero el mismo consenso aclara que las mujeres que opten por utilizarla -y puedan acceder a su altísimo costo- no deben dejar de hacerse los controles ginecológicos, como el Pap y la colposcopia, ni evitar usar preservativos.

"Cuando esos dos estudios se repiten anualmente, siguen brindando buena cobertura contra el cáncer cervical, pero no así de las lesiones previas que hay que tratar. Esa es la diferencia con la vacuna, que también previene la aparición de las lesiones", comentó la doctora Laura Fleider, integrante del Servicio de Ginecología del Hospital de Clínicas, que participó en el consenso.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024