Nuevas controversias | 06 ENE 08

Avances en congelamiento de óvulos

II Congreso Mundial de Criopreservación del Ovocito Humano.
Fuente: Perfil 

Días atrás terminó en Italia el II Congreso Mundial de Criopreservación del Ovocito Humano, donde los expertos enfatizaron que la técnica ya dejó de ser experimental. Incluso hubo quienes auguraron que en breve suplantará al congelamiento de embriones, técnica que despierta acalorados debates éticos. Claro que este método también genera polémica: si bien es aceptado casi sin reparos en el caso de las mujeres que quieren preservar la fertilidad ante un tratamiento de quimioterapia, no es tan bien visto en aquellas que desean postergar su maternidad por una cuestión “práctica”. Los pros y los contras.
Por Alex Puig


Llegados del frio. La criopreservación de los ovocitos es una esperanza para mujeres que deben someterse a quimioterapia.

Hasta hace muy poco, el congelamiento de óvulos era un procedimiento que escasos expertos dominaban en el mundo. Pero el primer niño nacido de un óvulo congelado acaba de cumplir 20 años. La técnica pasó todo tipo de pruebas y dio a luz a unos 700 bebés. Estos niños venidos del frío son tan saludables como los obtenidos mediante la técnica convencional de fertilización artificial en una probeta.

Básicamente, se trata de obtener los óvulos de una mujer estimulada hormonalmente para producir una cantidad extra de células reproductivas y congelar estos óvulos en nitrógeno líquido. Cuando la mujer quiera tener un hijo, se descongelará uno o más óvulos y se los fertilizará inyectándole a cada uno un espermatozoide (método ICSI).

Avances. La primera sorpresa que experimentaron los investigadores en fertilidad durante el 2º Congreso Mundial de Criopreservación del Ovocito Humano, que terminó días atrás en la bellísima ciudad de Bolonia, en Italia, es el impresionante avance obtenido en el congelamiento, ya no de embriones, sino de óvulos. La segunda fue el anuncio del nacimiento de mellizas, alumbradas por una mujer de 31 años que tuvo cáncer de ovario hace cinco años y que congeló sus óvulos antes de que le sacaran los ovarios. Es el primer caso en Italia –hubo otros pocos en el mundo– de lo que promete ser una verdadera revolución en oncología: la posibilidad de preservar la fertilidad de una niña o mujer afectada por un cáncer y que deberá pasar por una quimioterapia o radioterapia que la puede dejar infértil.

El establecimiento de bancos de óvulos para mujeres enfermas (de cáncer o de endometriosis) es uno de los más importantes avances en el campo de la reproducción asistida. Pero también lo es la posibilidad de guardar óvulos de mujeres sanas cuando son jóvenes, para utilizarlos más adelante o para donarlos a mujeres estériles.

La posibilidad de posponer la maternidad hasta conseguir marido, estabilidad económica o sentir el deseo de tener hijos sin estar pendientes del reloj biológico, genera controversias. Algunos creen que fomentará una necesidad inexistente junto con un gran negocio. Otros, que es una forma de igualar la capacidad reproductiva de ellas con la de los varones.“Estoy convencida de que el congelamiento de óvulos le va a dar más poder a la mujer para manejar los tiempos de su vida, lo que no significa posponer necesariamente la maternidad, sino ser madre cuando una quiera”, enfatizó Eleonora Porcu. Ya en Buenos Aires, Carlos Quintans, jefe de Laboratorio de Halitus Instituto Médico, aseguró que en Italia existe una cuestión política que hace que se esté fomentando tanto la técnica de criopreservación de óvulos. “Allí la ley, que es completamente irracional, no permite el congelamiento de embriones”, señaló. Y aclaró: “Si bien en otros países esto se ha convertido en un gran negocio, en nuestro Instituto no es algo muy común. Sí lo hacemos en casos extremos”, informó. En Halitus ya nacieron cuatro bebés a partir de óvulos congelados y unas 120 pacientes –en general, jóvenes que buscaron preservar su fertilidad ante el diagnóstico de cáncer– tienen sus gametas en el freezer.

Por su parte, Ester Polak de Fried, pionera en el país en el nacimiento de bebés a partir de óvulos congelados (logró el primero en 1997), reconoció que hay una mayor demanda de esta técnica por parte de mujeres que quieren dilatar su maternidad, pero enfatizó que “la eficacia del método cae con la edad”. Entonces, igual que al buscar un embarazo “natural”, recurrir a él a los 40 años puede ser tarde. Con todo, Polak aseguró que desde fines de 2006 y todo 2007 crecieron mucho las consultas que recibió de parte de chicas jóvenes con cáncer. “Es muy importante que los oncólogos y ginecólogos generales estén al tanto de esta posibilidad, que permite que mujeres de 30 o menos con cáncer puedan aspirar a la maternidad una vez que estén curadas”, insistió.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022