'The New England Journal of Medicine' | 22 NOV 07

Un análogo de la talidomida para tratar el mieloma múltiple

La Lenalidomida mejora el pronóstico de pacientes con mieloma múltiple.
Fuente: El Mundo 

Este tumor es el segundo cáncer hematológico más frecuente

MARÍA VALERIO

MADRID.- Dos investigaciones que publica esta semana la revista 'The New England Journal of Medicine' (NEJM) han dado a conocer el primer avance que se produce en cuarenta años para el tratamiento del segundo cáncer de la sangre más frecuente, el mieloma múltiple. El tratamiento, que se toma por vía oral y ya está autorizado en EEUU, es análogo de un viejo y polémico fármaco: la talidomida.

Más de cuatro décadas después de que se conociesen los devastadores defectos congénitos provocados por la talidomida en los años cincuenta, la comunidad científica descubrió que este polémico medicamento podía tener un hueco en la farmacopea moderna. A finales de los años noventa, varias investigaciones descubrieron que era eficaz en el tratamiento de la lepra y en otras patologías dermatológicas, infecciosas y autoinmunes, así como frente a varios tipos de cáncer.

Dentro de este cauto proceso de 'recuperación', la agencia estadounidense del medicamento (FDA) autorizó en el año 2006 el uso de la talidomida para el tratamiento de una enfermedad de la médula ósea, el mieloma múltiple; el segundo cáncer hematológico más frecuente en todo el mundo y del que existen unos 10.000 casos en España. Eso sí, con un férreo sistema de vigilancia para proteger a los fetos de las malformaciones genéticas que ya ocasionó en el pasado.

El uso prolongado de la talidomida para el tratamiento del mieloma, un tumor que se ocasiona por la proliferación descontrolada de las células de la médula ósea, tampoco resultó estar exento de riesgos. La aparición de numerosas toxicidades (desde trombos hasta estreñimiento o neuropatías periféricas) obligó a los científicos a buscar fármacos análogos; es decir, sustancias de la misma familia, tan activas biológicamente como su predecesora pero con un perfil de toxicidad mucho más tolerable para los pacientes.

Un fármaco autorizado en 2006

En esta búsqueda de sustancias similares a la talidomida, la lenalidomida pronto despuntó en los ensayos clínicos como una de las más efectivas y, sobre todo, mucho menos neurotóxica que su predecesora. En 2006, dos ensayos clínicos que esta semana ven la luz en la revista NEJM sirvieron a la FDA para autorizar su uso en combinación con dexametasona (un corticosteroide que potencia su acción) en el tratamiento de pacientes con mieloma que habían recaído o que bien ya no respondían al tratamiento.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023