Riesgo CV | 04 JUN 08

Aterosclerosis carotídea y PCR

Análisis de la capacidad predictiva de enfermedad CV y mortalidad general.
Autor/a: Dres. Jie J. Cao, Alice M. Arnold, Teri A. Manolio, Joseph F. Polak, Bruce M. Psaty, Calvin H. Hirsc Fuente: Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti. Especialista en Medicina Interna Circulation. 2007;116:&NA
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Referencias
Desarrollo

El engrosamiento de las capas íntima y media (EIM) de la carótida y las placas carotídeas reflejan el grado de aterosclerosis de esa arteria. El EIM ha sido relacionado con muchos cuadros cardiovasculares, incluyendo patologías cerebrales y coronarias. En estudios prospectivos, la placa carotídea característica ha sido asociada con el riesgo de accidente cerebrovascular y cuadros coronarios. Con el creciente interés en estratificar el riesgo de enfermedad cardiovascular combinando las imágenes vasculares con los factores de riesgo convencionales, es importante conocer la relación entre el EIM y la placa carotídeos, en su contribución independiente y combinada al riesgo de enfermedades tanto coronarias como cerebrovasculares.

Además del diagnóstico ecográfico de aterosclerosis, la proteína C reactiva (PrCR) ha demostrado ser un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Aunque los niveles elevados de PrCR se asocian con las mediciones de la aterosclerosis, tales como el mayor EIM carotídeo y el complejo de placa, los autores han comprobado que la asociación de la PrCR con el accidente cerebrovascular es más evidente en presencia de un EIM carotídeo mayor. Si la asociación de la PrCR con la enfermedad cardiovascular es modificada por la presencia de la aterosclerosis carotídea no ha sido del todo estudiado.

Objetivo

En el presente estudio, los autores evaluaron la hipótesis que sostiene que la PrCR tiene menos valor predictivo de enfermedad cardiovascular en ausencia de aterosclerosis, investigando las asociaciones del EIM carotídeo, la placa carotídea y la PrCR, solas y combinadas, con la incidencia de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, muerte por enfermedad cardiovascular y mortalidad general. También estudiaron el papel que representan la PrCR y la aterosclerosis carotídea en la predicción de enfermedad cardiovascular.

Método y resultados

De 5.888 participantes del Cardiovascular Health Study, un estudio de observación de adultos de 65 años o más, se incluyeron 5.020 sin enfermedad cardiovascular. Se les hizo un seguimiento de 12 años para calcular la incidencia de enfermedad cardiovascular y de mortalidad general, luego de haber realizado una ecografía y la determinación de la PrCR basales. Cuando la PrCR era elevada ( > 3mg/L) entre aquellos con aterosclerosis detectable en la ecografía, hubo un 72% más de riesgo de enfermedad cardiovascular y un 52% más de riesgo de mortalidad general. La PrCR elevada en ausencia de aterosclerosis no aumentó el riesgo de enfermedad cardiovascular o mortalidad general. La proporción de exceso de riesgo atribuible a la interacción de la PrCR elevada y la aterosclerosis fue 54% para la muerte por enfermedad cardiovascular y 79% para la mortalidad general. El agregado de la PrCR o de la aterosclerosis carotídea para los factores de riesgo cardiovascular aumentó poco el poder predictivo de enfermedad cardiovascular, como lo demostró la estadística c.

Comentarios

En el presente estudio de cohorte, los autores demostraron que la elevación de la PrCR, el EIM y las placas carotídeas se correlacionaron entre sí, aunque cada uno siguió siendo un factor de riesgo importante de enfermedad cardiovascular y mortalidad general en presencia de los otros. Por otra parte, la PrCR elevada se asoció con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad general solo en los pacientes con aterosclerosis detectable. El agregado de la PrCR o de la aterosclerosis carotídea a los factores de riesgo convencionales solo generó un ligero aumento del valor predictivo para enfermedad cardiovascular, sobre la base de los resultados de la estadística c.

Tanto el EIM como las placas carotídeos son mediciones de la aterosclerosis, posiblemente por diferentes atributos o asociaciones de riesgo pero aún así estrechamente relacionados. El EIM de las carótidas común e interna puede considerarse un estimado cuantitativo de la aterosclerosis. El aspecto ecográfico de la placa carotídea puede ser considerado una medida de la calidad de la aterosclerosis. Ambos índices se asociaron con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y la evolución. Las placas de alto riesgo, según la definición de los autores, fueron más comunes en los pacientes con mayor EIM, lo que unifica los riesgos elevados cualitativo y cuantitativo. El grupo con placa de alto riesgo tuvo mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en el análisis adaptado a la edad y el sexo, comparado con el grupo con placas de riesgo intermedio, pero se atenuó significativamente luego de considerar el EIM carotídeo. La definición de placa de alto riesgo que consideraron los autores se basó en que previamente se había demostrado su relación con el riesgo de accidente cerebrovascular, y la placa de alto riesgo fue común en este cohorte de más edad. Que el riesgo relativo de enfermedad cardiovascular asociado con la placa de alto riesgo fuese comparable al de las placas de riesgo intermedio luego de tener en cuenta el engrosamiento de la pared indica que la definición ecográfica de riesgo elevado o placa vulnerable puede no ser correcta.

Los autores sostienen que las futuras investigaciones sobre la calidad de la placa deben evaluar cuantitativamente la aterosclerosis cuando se evalúa el riesgo de enfermedad cardiovascular. En esta cohorte de adultos mayores de 65 años, el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad general relacionado con la PrCR fue diferente y acorde con la gravedad de la aterosclerosis. La PrCR elevada no se asoció con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular o mortalidad general en el grupo con aterosclerosis mínima, una observación que coincidió con el informe previo de los autores sobre riesgo de accidente cerebrovascular en este mismo estudio. Sin embargo, hubo un exceso de riesgo adicional cuando la PrCR estuvo elevada en individuos con aterosclerosis detectable. Este hallazgo revela una relación compleja entre la inflamación, la aterosclerosis subclínica y la enfermedad cardiovascular clínica. Por lo tanto, la determinación del riesgo de enfermedad cardiovascular o de mortalidad general basada en el aumento de la PrCR puede ser clínicamente dudosa, en el caso que la PrCR se utilice en poblaciones de bajo riesgo, teniendo en cuenta los hallazgos en una población de mujeres jóvenes. Se requiere más investigación en esta área.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022