Tratamientos cardiologicos | 02 JUL 07

A 20 años del stent: cosecha más elogios que críticas

De los avances realizados y los desafíos pendientes debatirán los 3.500 expertos que desde el miércoles se reunirán en el Congreso de Cardiología Intervencionsita, en Buenos Aires.
Fuente: Perfil 

Aunque en el último año los “stents” para destapar arterias dañadas comenzaron a recibir críticas, sobre todo desde que la FDA lanzó una advertencia sobre aquellos que liberan drogas, hoy el dispositivo diseñado por el argentino Julio Palmaz sigue gozando de un gran prestigio.

Laura Garcia Oviedo

Arreglar el corazón y sus vericuetos ha sido desde siempre un desafío que los médicos enfrentan con ingenio. Y al cual responden con nuevas opciones terapéuticas. Un ejemplo de esto fue la invención de la angioplastia –una de las técnicas más usadas hoy para “destapar” las arterias y evitar que se desencadene un infarto–, de cuya primera aplicación se cumplen tres décadas este año. Como si fuera poco, en 2007 también se conmemoran 20 años del diseño del stent, dispositivo que ayudó a que ese procedimiento fuera aún más eficaz.

En el marco de estos “festejos”, entre el miércoles y el viernes unos 3.500 expertos de todo el mundo se reunirán en Buenos Aires en el XIII Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista (Solaci) con el fin de debatir sobre los logros ya alcanzados y los que vendrán.

Críticas. Hoy en la Argentina se realizan unas 25.000 angioplastias por año. En el 70% de ellas se utiliza la misma clase de stent metálico que diseñó el argentino Julio Palmaz en los 80 . Y el 30% restante se hace con implantes “liberadores de fármacos”. La meta es la misma: evitar infartos cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

El stent es como un “rulero” metálico que se implanta en la arteria tapada –la mayoría de las veces a causa de la ateroesclerosis avanzada– con la ayuda de un catéter y un globo o “balón” (ver gráfico). En 2002, se sumó el nuevo modelo: el “liberador de drogas”, que causó una nueva revolución, aunque las críticas no tardaron en surgir.

Es que en países como los Estados Unidos se los comenzó a sobreutilizar, sin evidencias que demostrasen que los stents farmacológicos fuesen mejor que los convencionales para todos los casos. Por eso, en 2006 la FDA, la autoridad reguladora de ese país, salió a aclarar que los implantes con fármacos no debían ser utilizados indiscriminadamente.


Optimismo. Ocurre que aún no se logró resolver al 100% algunas desventajas que comparten ambos tipos de stents: las arterias pueden desarrollar un tejido cicatrizal, o coágulos de sangre, que podrían empeorar el estado del paciente luego de la intervención.

De todos modos, los expertos son optimistas. “En los últimos años se mejoró mucho. Al principio había un único modelo de stent y era muy rígido; ahora hay diferentes medidas que sirven para reparar diferentes lesiones”, destacó a PERFIL Liliana Grinfeld, presidenta del Solaci 2007. Por su parte, Oscar Méndiz, secretario científi

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022