Renoprotección | 26 JUL 06

Estatinas y enfermedad renal

El índice de filtrado glomerular no disminuyó durante el tratamiento a largo plazo con rosuvastatina aun en pacientes con enfermedad renal preexistente.
Autor/a: Vidt DG, Cressman MD, Harris S, Pears JS, Hutchinson HG. Fuente: Cleveland Clinic Foundation, Cleveland, Ohio, USA. Cardiology. 2004;102(1):52-60. Epub 2004 Apr 2.

La aterosclerosis y la insuficiencia renal crónica comparten algunos factores de riesgo, como la hipertensión, la hipercolesterolemia y la diabetes mellitus. Se probó que el tratamiento con estatinas es efectivo en la reducción del colesterol asociado con lipoproteínas de baja densidad (LDLc [low-density lipoprotein cholesterol]) que retrasa la progresión de la enfermedad coronaria y disminuye el riesgo de aparición de enfermedad cardíaca. Existen algunas evidencias que muestran que las estatinas disminuyen la proteinuria y el deterioro progresivo de la función renal. La rosuvastatina es muy efectiva en la disminución de los niveles plasmáticos de LDLc, aumenta los niveles de colesterol asociado a lipoproteínas de alta densidad y permite a los pacientes alcanzar los niveles de colesterol deseados, en particular, en su dosis inicial. En general, la dosis de inicio recomendada es 10 mg/día, con un rango que varía entre 5 y 20 mg/día. El programa de desarrollo de la rosuvastatina fase II/III incluyó una población diversa de pacientes con diferentes perfiles lipídicos que, en su mayoría, habían recibido tratamiento con rosuvastatina por más de 2 años. La información proporcionada por este programa evalúa el efecto en la función renal del tratamiento prolongado con esta droga en un rango de dosis de 5 a 40 mg y también los factores que influenciarían en el índice de progresión de la enfermedad renal.

Métodos       

Estudios clínicos. Este programa incluyó una serie de estudios placebo-control que se diseñaron para evaluar el rango de dosis y para comparar la eficacia hipolipemiante de la rosusvastatina en comparación con otras estatinas. También se evaluó el efecto de la combinación de esta droga con otros grupos de drogas hipolipemiantes. El rango de dosis utilizado varió entre 1 a 80 mg. Se realizaron comparaciones entre los efectos renales de la rosusvatatina (5 a 40 mg), la simvastatina (10 a 80 mg), la pravastatina (10 a 40 mg) y el placebo. Los efectos del tratamiento a largo plazo con rosuvastatina en la función renal se evaluaron en los pacientes que recibieron tratamiento continuo por más de 96 semanas.

Criterios de elección de los pacientes. Se incluyeron en el estudio hombres y mujeres con hipercolesterolemia (familiar o no familiar), hipertrigliceridemia primaria o estados hiperlipémicos combinados. También, pacientes hipertensos o con otras patologías cardiovasculares, con diabetes controlada y pacientes con niveles de creatinina < 2.5 mg/dl, sin establecer límite de edad.

Métodos de laboratorio. Dos laboratorios centrales realizaron todos los análisis según métodos estandarizados. La evaluación con tiras reactivas urinarias se efectuó antes del comienzo del estudio y luego, en forma periódica, a lo largo del mismo. La positividad de la proteinuria se expresó con cruces y varió desde la ausencia hasta 4 cruces. La estimación de la frecuencia de aparición de proteinuria se basó en el porcentaje de pacientes que no presentaban cruces al comienzo del estudio y que, a lo largo del mismo, presentaron 2 o más. Una metodología similar se utilizó para la hematuria. En estos pacientes se midieron las proteínas urinarias totales, los niveles de albúmina y creatinina y se les realizó electroforesis urinaria. Se midieron los niveles de creatinina sérica, se calcularon los valores de depuración de creatinina y el índice de filtrado glomerular (IGF) mediante una fórmula que permite evaluar la magnitud del cambio en el IFG que acompaña a otro cambio determinado en el nivel de creatinina sérica.   

Consideraciones estadísticas. La proporción de pacientes con proteinuria negativa al comienzo del estudio, que presentaron proteinuria en la última visita, se determinaron según el grupo de tratamiento al que pertenecían. Los cambios en el IFG se calcularon con la fórmula Modification of Diet in Renal Disease que se desarrolló para realizar este cálculo en pacientes con enfermedad renal crónica y que permite evaluar la magnitud del cambio en el IFG que acompaña a un cierto nivel de creatinina plasmática.

Resultados      

Características al comienzo del estudio
La población en estudio tenía un promedio de 60 años y cantidad similar de hombres y mujeres. Un 20% de los pacientes presentaba diabetes; un 40%, enfermedad coronaria preexistente; 50%, hipertensión y más del 50%, función renal alterada. El IFG estimado resultó normal o disminuido en forma leve en el 70% de los pacientes y de disminución moderada a grave en el 30% restante. 

Hallazgos en la orina
El porcentaje de pacientes con un determinado resultado en las tiras reactivas al comienzo del estudio fue similar al de la última visita, tanto para los que recibieron rosuvastatina como para los que recibieron otra estatina o placebo. El porcentaje de pacientes que presentó un aumento de la proteinuria o de la hematuria de valores no rastreables a 2 cruces o más fue, en general, similar en los grupos que recibieron tratamiento y en los que recibieron placebo. El análisis microscópico urinario y los resultados de la medición de mioglobina indicaron que la presencia de sangre en la orina analizada con tiras reactivas se debió a hematuri

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021