La ficción habla de las enfermedades | 04 JUL 06

Literatura, cultura, enfermedad

Un libro que recorre el universo de la enfermedad desde perspectivas infrecuentes.
INDICE:  1. Comentario publicado en España | 2. Comentario publicado en España
Comentario publicado en España


Argan: - Pero razonemos un poco, hermano mío. ¿No le cree Ud. nada a la medicina?

Heraldo: - No, hermano mío, y tampoco veo que sea necesario hacerlo, por el bien de la salud.

Argan: - ¿Cómo? ¿No confía Ud. en algo que todos aceptan y que han reverenciado todas las épocas?

Heraldo: - Bien por el contrario, lo considero – dicho sea entre nosotros – una de las mayores locuras que entre los hombres viva.

                                                    Molière, “El enfermo imaginario”


¿Qué relación tienen las enfermedades con la cultura?

En ciertos ámbitos del conocimiento esta pregunta podría resultar absurda, mientras que en otros es claramente una obviedad. Las circunstancias sociales e históricas han compartimentado de tal modo los saberes que el diálogo entre disciplinas queda clausurado. Esta fatal estructura endogámica que aún hoy domina las profesiones resta densidad al conocimiento fragmentario al tiempo que lo empobrece desde todo punto de vista. Protegidos por la especialización creciente del contacto con otras perspectivas crecemos en especificidad al tiempo que nos empequeñecemos en la búsqueda del sentido final y las dimensiones menos reduccionistas del fenómeno que estudiamos.

La enfermedad y la salud analizadas desde diversas formaciones discursivas generan conocimientos diferentes. Tal vez, incluso, producen objetos diversos. Tomar contacto con estas divergencias desnuda la fragilidad de un saber que se pretende totalizador y expone su entera dependencia de los campos desde los cuales se produce su demarcación. Todas las disciplinas son a la vez verdaderas y falsas. Todas incompletas y hemipléjicas. Todas históricas y cambiantes. Cada registro produce definiciones enmarcadas en matrices culturales que le son propias, que lo conforman y lo modulan. Su potencia narrativa es capaz de poner en jaque la normatividad disciplinar y amenazar el cuerpo de certezas sobre las que se sustentan y de las que extraen su legitimidad social. La codificación binaria salud-enfermedad aparece entonces como un coágulo que se disgrega, como un continuo de límites imprecisos.

¿Qué puntos de vista acerca la enfermedad circulan en la literatura de ficción mientras permanecen ajenos en la bibliografía médica?

¿Qué raros efectos de sentido se producirían si alguien cruza estos discursos y se anima a mirar su propio suelo desde otro lugar?

Esta inusual experiencia fue realizada en el coloquio organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, el Centro Germano Argentino y la Universidad de Mannheim. Las ponencias expuestas en aquel encuentro hoy conforman un libro de lectura apasionante para quienes nos desempeñamos en el ámbito de la salud: “Literatura, cultura, enfermedad”, Colección Espacios de Saber, Editorial Paidós.                   

Una serie de expertos del más alto nivel internacional se dieron cita para exponer sus reflexiones acerca de algunos temas fundamentales:

· Thomas Anz: Doctor de las Universidades de Munich y Marburgo, Alemania.
· Kathya Araujo: Psicoanalista y doctora en Estudios Americanos, Chile.
· Diego Armus: PhD en Historia de la Universidad de California, Berkeley.
· Wolfang Bongers: Magíster Universidad de Dusseldorf, Alemania
· Christa Karpenstein Ebach: Universidad de Gotinga
· Daniel Link: Escritor, poeta, profesor de Literatura del Siglo XXI, UBA
· Jochen Horisch: Profesor de filosofía e historia en Dusseldorf, París, Heidelberg.
· Ulfried Reichardt: Doctor de la Univerisidad de Berlín y profesor en Colonia
· Sylvia Saítta: Doctora en Letras, UBA
· Wolfgang Schaffner: Doctor en Filosofía, historiador de las ciencias, Berlín


Medicina, moral, discursos:

La literatura permite visualizar una serie de premisas morales que frecuentemente circulan “encapsuladas” en la palabra médica. La historia aporta numerosos ejemplos donde la enfermedad aparece como una sanción a conductas que no se ajustan a las normas vigentes. La Medicina ha servido muchas veces de modelo argumentativo con funciones normativas incluso sin tener plena conciencia de ello.

La enfermedad, esa cosa tan concreta y tan ajena, se hace espacio por el que circulan discursos. Valores, sanciones y prejuicios se anudan a la helada materialidad de la carne.

La Ilustración descargó sobre el enfermo la culpa y lo hizo responsable del germen de la enfermedad. En tanto la Modernidad se inclinó por responsabilizar a las circunstancias sociales exculpando al individuo. Estas son sólo algunas de las transformaciones que el espíritu de una época instila en el interior de la razón científica. Las estrategias de disciplinamiento han encontrado en la Medicina un vehícul

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024