Convivencia duradera, | 25 FEB 06

Secretos para vivir en pareja más de 35 años,

Resultados de una investigación.

Compartir actividades placenteras, evitar las discusiones circulares y respetar al otro tal cual es, sin intentar cambiarlo, son algunos de los secretos que permiten lograr una vida de pareja duradera. Eso es lo que revela un estudio realizado por psicólogas argentinas que entrevistaron a integrantes de parejas con más de 35 años de convivencia.

Gracias al aumento de la expectativa de vida, cada vez son más las parejas en las que el tiempo de convivencia duplica o, en algunos casos, triplica los años de soltería. Descifrar los ingredientes del “cemento” que las mantiene unidas fue el objetivo de una investigación realizada por Eva Muchinik, del Instituto de Investigaciones de la Universidad de Belgrano, y por Olga Benzadon, directora del Centro de Estudio de Relaciones Familiares.

Llegar a celebrar las bodas de oro ya no es algo excepcional. Quienes lo hacen hoy son personas que se casaron cuatro o cinco décadas atrás, señala Muchinick, "cuando todo parecía estar más o menos prescrito y anticipado «hasta que la muerte nos separe» y se guardaban cadáveres en el ropero porque había cosas de las que no se hablaba..."

"Pero cuarenta o cincuenta años son muchos -continúa-. Cuando hay un largo camino para transitar juntas, dos personas pueden cambiar y no ser las mismas; el contexto cultural, con las normativas y los valores que regían a las parejas, también cambió. Hay parejas que se quedaron en aquel modelo y otras que están en transición hacia un modelo nuevo de mayor intimidad y diálogo."

Ada, de 75 años, lo refuerza con su testimonio: "Cuando me casé, tenía apenas 19 años y no se me ocurría discutir los silencios de mi marido, que trabajaba con su familia. Yo ni siquiera sabía cuánto ganaba y él no quería develar lo poco que le pagaban. Pasaron muchos años hasta que pudimos romper ese silencio, que en realidad era un modelo social que atravesaba a la mayoría de los hombres. Pasamos largos períodos de crisis que terminaron cuando él logró, a instancias mías, romper con su familia de origen e independizarse económicamente. Pero creo que la clave para superar nuestra crisis fue aprender a hablar juntos".

Acuerdos por revisar

"Cuando dos personas se casan, sellan acuerdos implícitos o explícitos sobre temas diversos (hijos, economía, religión, organización de la casa) que con el transcurso del tiempo pierden vigencia y requieren nuevos acuerdos y reacomodamientos", explica la licenciada Benzadon.

Pero alcanzar estos nuevos acuerdos y reacomodamientos implica atravesar zonas de conflicto. El tiempo no opera igual para todas las personas y los miembros de una pareja no siempre crecen en la misma dirección; es habitual el crecimiento desparejo, especialmente en casos de diferencias importantes de edad y, además, no todos tienen la misma flexibilidad para adaptarse a los cambios.

Muchinik describe el destino compartido por muchas parejas contemporáneas, que inicialmente depositaron en el otro fuertes expectativas que, al no cumplirse, dieron por resultado un desengaño que desembocó en divorcio. En este sentido rescata el concepto de los terapeutas de pareja norteamericanos Barry Dym y Michael Glenn, quienes hablan de comienzos románticos y divorcios amargos para la mitad de los matrimonios de la sociedad actual, y convocan a las nuevas parejas a acercarse al futuro sabiendo que el camino es tortuoso e incierto y que las crisis son inevitables.

De hecho, la capacidad de atravesar y resolver los conflictos es un filtro que define en buena medida la continuidad o la ruptura de una relación. Pero también opera como el cruce que bifurca los caminos de quienes se mantienen juntos: hay quienes hacen del conflicto un núcleo duro que enquista rencores y

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023