Terapéutica | 07 AGO 05

El ácido zoledrónico permitirá optimizar el tratamiento de los pacientes con la enfermedad de Paget

Recientemente expertos de todo el mundo reunidos en la Universidad de Oxford en el Simposio internacional sobre enfermedad de Paget han destacado los beneficios del bifosfonato por vía intravenosa ácido zoledrónico, (Aclasta) en el tratamiento de esta enfermedad que afecta al 1-2% de la población y que puede producir complicaciones serias.
Fuente: Doyma 

La enfermedad de Paget se caracteriza por una resorción o destrucción excesiva del hueso seguida de una formación de hueso anormal, que se dispone de forma desorganizada o lamelar. Las causas se desconocen aunque se especula que determinados factores ambientales, alimentarios (aguas no higienizadas) o infecciones por virus de acción lenta (sarampión, moquillo del perro o rubéola) podrían desencadenar la enfermedad en personas con una predisposición genética.

El hueso neoformado es más grande de lo habitual, débil y propenso a las fracturas. La enfermedad puede estar localizada en uno o más huesos. Además, el paciente puede presentar un aumento de las fosfatasas alcalinas y otros enzimas relacionados con el metabolismo óseo, indicadores de la actividad o gravedad de la enfermedad. La mayoría de las veces la enfermedad es leve y permanece asintomática.

El Dr. Delfí Rotés, del Servicio de Reumatología del IMAS (Barcelona), refirió que "debe instaurarse tratamiento cuando se presenta dolor, deformidad de los huesos o complicaciones y también cuando la enfermedad presente una o varias localizaciones de riesgo como por ejemplo la base del cráneo, los huesos que soportan peso o la columna lumbar, con el fin de evitar el peligro de sordera, afectación de los pares craneales, cojera o compresiones neurológicas".

El tratamiento de elección son los bifosfonatos, que detienen la actividad de las células responsables de la destrucción ósea, los osteoclastos, al inducir su muerte por un mecanismo de apoptosis, produciéndose un período de remisión más o menos largo (inactividad transitoria de la enfermedad) dependiendo de la potencia del fármaco y de la gravedad de la enfermedad.

Sin embargo, señaló el Prof. David Hosking, del Nottingham Medical School (Reino Unido) "los bifosfonatos orales tienen el inconveniente de que deben administrarse cada día durante meses, se absorben mal y son mal tolerados a nivel gastrointestinal por muchos pacientes, lo que condiciona que no cumplan bien el tratamiento. Aclasta, un bifosfonato que se administra en una dosis única por vía intravenosa permite, gracias a su mayor potencia, mayor absorción, mejor tolerabilidad, y al total cumplimiento del tratamiento, un inicio de acción más rápido y una remisión mucho más prolongada".

El Prof. Hosking presentó los resultados de un estudio que está a pun

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022