Actividad profesional | 22 DIC 04

El error en medicina

Aspectos éticos, filosóficos y metodológicos del error médico en una nota firmada por el Dr. Ceriani Cernadas -jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Italiano de Buenos Aires- en el diario La Nación.
Fuente: La Nación  

En la medicina, como en todas las actividades humanas, ocurren errores involuntarios. Es muy importante que un aspecto tan trascendente sea entendido y aceptado tanto por los médicos como por la comunidad en general. Aunque en muchos pacientes esto puede causar cierto grado de decepción y temor, es, a mi juicio, un tema que debemos tratar con profundidad y sinceridad. En los últimos años estamos asistiendo a un cambio muy auspicioso en la visión del error médico, como paso inicial para su prevención. Este cambio surge de la misma profesión médica, lo que la honra, y ocupa cada vez mayor espacio en las más prestigiosas revistas médicas del mundo.

Sólo en épocas recientes el tema ha llegado a los medios de difusión pública, pero, lamentablemente, la mayoría de las veces es tratado en forma trivial o con sensacionalismo pernicioso. El problema es muy complejo y es necesario entender algunos aspectos. Entre éstos, destaco principalmente dos: los que hacen a la naturaleza del ser humano y los que se refieren al modelo todavía imperante en la profesión médica en cuanto a la percepción del error.

Los errores ocurren en todos los órdenes de la vida: forman parte de la condición humana. Encaramos acciones, emitimos juicios y tomamos decisiones y, por diversos motivos, cometemos numerosos errores no conscientes en aspectos que suponemos conocer. El que comete un error cree que su acción, su juicio o su hipótesis son correctos y continúa con esa creencia hasta que no se percata de lo que ha hecho. En ese momento, puede dar pasos correctivos, pero en muchos casos el error es irreparable. Entonces, lo único beneficioso debe ser la prevención de errores similares para el futuro.

En una ciencia como la medicina, tan compleja y con múltiples incertidumbres, los errores siempre han estado presentes. Aunque los médicos sean muy cuidadosos y tengan un alto grado de eficiencia, el error ocurre en todos los niveles, incluso entre los profesionales más capacitados y con mayores habilidades y conocimientos. Sin embargo, tenemos una gran dificultad para admitirlo, por no tener en cuenta que, como seres humanos, indefectiblemente vamos a errar. En gran medida, esto sucede porque los médicos no somos preparados en la universidad para enfrentar el error. Por el contrario, se supone que nuestra actividad no debe tener errores. Los modelos tradicionales de educación médica refuerzan, equivocadamente, el concepto de infalibilidad. Cuando los profesionales de la medicina cometen un error, suelen ser mal vistos y muchas veces castigados, ya que hay un énfasis muy importante en la perfección. Como resultado de estas actitudes, el error se ve como un fracaso y esto conspira para poder aceptarlo y para tratar de no repetirlo. Debemos enfrentarnos con una paradoja: el estándar de la práctica médica es la perfección y el cuidado de los pacientes debe estar libre de errores. Sin embargo, ello es imposible por nuestra condición humana y, por lo tanto, todos debemos reconocer que los errores continuarán siendo parte de la actividad médica.

Lo deseable es que exista una mayor comprensión de este problema, en especial de parte de los pacientes, aunque es difícil, porque la creencia en la infalibilidad de los médicos está muy arraigada. Lamentablemente, es probable que este concepto sea cada vez más intenso, debido al encandilamiento con las nuevas tecnologías y a algunos éxitos terapéuticos significativos de los últimos tiempos que llevan al falso concepto de que la medicina todo lo puede, aunque realmente esté muy

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022